A Henley le esperaba lo peor, pero su destino cambió y por fin conoció el amor ¡Qué conmovedor!

Henley es un Terrier de 4 años que había sido considerado para la eutanasia, fue encontrado en Carolina del Norte, con evidentes marcas de maltrato, las heridas en su cuello indicaban que fue atado por largo tiempo y fuertemente, signos de desnutrición, parásitos y lo peor de todo no dejaba de temblar cuando los hombres se le acercaban.

Flying Fur Animal Rescue

Este perrito había conocido el temor, el Rescue Dogs Rock NYC, supo de su historia y evitó que fuera sacrificado y en conjunto con Flying Fur Animal Rescue organizaron su traslado para su recuperación y posible adopción en Nueva York.

Flying Fur Animal Rescue

Paul Steklenski, fundador de Flying Fur Animal Rescue, y encargado del traslado de Henley quedó marcado al verlo, el pobre perrito no hacía más que temblar de terror cada vez que un hombre se le acercaba, por lo que una de las trabajadoras del equipo debió ayudar a Henley para que entrara en su vuelo de traslado, junto a otros 7 perritos. Al llegar a su destino, Henley volteo a ver a Paul en un gesto que él dice que sintió fue agradecimiento.

henley-2

En muchos casos, los animales que han sido víctimas de maltrato muestran rechazo hacia personas de un género en particular, ladridos, ataques y comportamientos hostiles, son las reacciones más comunes, pero Henley simplemente no podía dejar de temblar y el terror es uno de los sentimientos más terribles que se pueden experimentar.

Flying Fur Animal Rescue

Paul, luego de llegar a su hogar no podía dejar de pensar en Henley, en su dolor y en su gesto de agradecimiento, luego del traslado a su hogar temporal. Por eso decidió después de un tiempo ir a visitarlo.

Flying Fur Animal Rescue

Y su reacción fue increíble, Henley no solo estaba mucho mejor, sino que tampoco demostró miedo hacia Paul y mejor aún, lo recordaba. “Estas son las cosas que me hacen amar lo que hago, y querer seguir haciéndolo cada día”, dijo Paul.

Flying Fur Animal Rescue

TheDodo

Actualmente Henley y Paul son amigos, el comportamiento de este hermoso perro evolucionó muy bien y aunque sigue buscando un hogar definitivo con una familia amorosa ya es un perro feliz. El dolor es parte del pasado, finalmente conoció el amor que se merece.

Las historias tan inspiradoras como esta, vale la pena compartirlas, así que no esperes más.

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!