¿Quieres saber si tu perro se ha convertido en tu hijo?

El amor incondicional hacia las mascotas a veces nos lleva a hacer algunas locuras graciosas como comprarles tartas de cumpleaños y celebrar sus fiestas como si fuesen humanos 😀 Hay muchas cosas que acostumbramos a hacer, sin darnos cuenta, que hacen que nuestros perritos se conviertan en nuestros hijos. Aquí hacemos una lista de varios indicadores… Yo los hago todos 😛 ¿y tú?

Cuando lo adoptaste seguro que creías que todo sería muy normal: sacarlo a pasear, educarlo, alimentarlo, premiarlo cuando da la patita, acariciarlo… En fin, las cosas habituales. Después te das cuenta de que no era como lo pensabas, porque el amor ciego te ha llevado a comportarte como un padre o una madre abnegada por su hijo. 

A veces nos pasamos un poco de la raya, cuando por ejemplo…

Tu perrito está mejor vestido que tú. Tu ropa puede estar descombinada y quizá olvidaste verte al espejo por la mañana, pero tu mascota lleva el mejor conjunto de la temporada, incluyendo unas botitas para que no se mojen sus patas y pueda montarse en la cama cuando lleguen de pasear.

perro-hijo1

¿Alguien dijo cama? Pues claro, no es él quien se monta en tu cama… Porque ya es suya. Se sube y se baja en tu lugar de dormir cuando mejor le parece, si está de buenas puedes descansar a su lado, pero si ha tenido un mal día, ten cuidado. Puede ser que te deje estar en una esquina. 

perro-hijo2

Estás más pendiente de su peso que del tuyo. Cuando vas de compras te importan más los alimentos del perrito que los tuyos. Te conformas con comer cualquier cosa, pero para tu mascota siempre lo mejor. No vaya a ser que sufra sobrepeso o no le guste la comida. 

perro-hijo4

Tiene demasiados juguetes. Hay una cantidad de muñecos, pelotas, cosas para morder… ¡de todo! Para que tu pequeño no se aburra nunca, hay cosas que todavía ni siquiera ha visto o ya ha olvidado, pero lo importante es que estén por toda la casa para que pueda jugar y divertirse cuando quiera. 

perro-hijo5

Le pones música para relajarse. Cuando ves que está inquieto o que no ha tenido un buen día, una de las cosas que intentas hacer para reconfortarlo es poner un poco de música y disfrutar al ritmo de la canción que más le gusta (por supuesto conoces su canción “favorita”)

perro-hijo6

Te lo llevas de viaje. Todos tus amigos te animan a visitar lugares exóticos pero tú siempre les haces la misma pregunta ¿puede ir mi perro? Si la respuesta es sí, adelante, pero de lo contrario prefieres quedarte en casa con él. Porque ¿cómo es posible disfrutar separados? 

perro-hijo7

Le celebras un cumpleaños mejor cada año. Al principio le dabas un regalillo, luego invitaste a algunos amigos perritos, y ahora celebras con tarta, platos, sombreros, regalos… ¡de todo para que pase su gran día como un niño! 

perro-hijo3

Le hablas. ¿Quién mejor para escucharte que tu mascota? Sientes que tu perro te entiende y se conecta contigo mejor que nadie. Le cuentas cómo ha sido tu día y le preguntas por el suyo. Incluso en público conversas con él sin problemas. 

perro-hijo8

Confías en su intuición. Si ves que le ladra a alguien, ya sea conocido o desconocido… ¡fíjate bien en esa persona! Si a tu perro no le gusta, por algo será. Así que observa cuando el perro se incomoda hacia alguna persona. 

perro-hijo9

Todas las fotos de tus redes sociales son con tu perro. ¡O por lo menos el 90%! Tu Instagram, Facebook, Twitter y demás están llenos de imágenes de tu mascota, ya sea juntos o separados. Al menos una vez al día haces una publicación. Porque seguro “hoy está más lindo que nunca” o “nunca antes había hecho ese adorable gesto”. 

perro-hijo10

Sí, tratas a tu mascota como a un hijo... pero no pasa nada, muchos lo hacemos. Trata de balancear las cosas y seguir disfrutando de su sana compañía. Los perros son seres maravillosos y se merecen toda nuestra atención

Comparte con tus amigos esta lista de muestras de amor por los perros

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!