Amber, la niña que consiguió hablar gracias a la terapia con este amiguito muy especial

Muchos estudios y especialistas aseguran que los animales tienen efectos positivos cobre la salud física y mental de las personas, por lo que surgió el uso de animales de terapia.  Esto consiste en permitir que la persona afectada o enferma se acerque a animales, cuyo perfil es lograr conexión o empatía con los seres humanos, logrando que puedan sentirse mucho más calmados y animados.  Los animales son capaces de trasmitir buenas energías y saben cuándo necesitamos de ellos, como en el caso de Amber y Shocks.

Ambos tuvieron inicios sumamente difíciles, que les generaron dolor y traumas.

Amber nació de manera prematura junto a su gemela, pero tenía complicaciones para respirar, y para salvar su vida los médicos tuvieron que hacer una traqueotomía de emergencia.

Esto significa que colocaron un tuvo en su pequeña tráquea que afectó sus cuerdas vocales, junto a eso ella tenía una parálisis cerebral que hacía que varias de sus movimientos fueran limitados.

Mientras que Shocks pasó los primeros años de su vida atado a una cuerda que casi le permitía sentarse, le hacía graves heridas en su cuello y con lesiones en su piel que fueron cruelmente tratadas con lejía.

Afortunadamente, Shocks fue rescatado a tiempo, fue llevado de la granja donde había vivido en Irlanda a The Donkey Sanctuary, en Birmingham – Inglaterra.

Aquí le dieron una nueva vida llena de amor, y no solo eso, también le dieron la posibilidad de ser útil, ya que en el santuario tenían un programa donde los burros podían cumplir la función de animales de compañía.

Tracy y Julian Austwick, los padres de Amber, escucharon sobre el lugar y decidieron intentarlo.

Estábamos muy asustados, ya que Amber solo tenía 2 años, era muy pequeña y Shocks se veía muy grande, pero notamos que la conexión fue inmediata y de hecho Shocks se veía un poco triste, dijo su padre.

Desde ese entonces comenzó un lazo muy fuerte entre ellos, Amber también era la primera paciente de Shocks

El ánimo de Amber mejoró desde la primera visita, ella se veía muy animada y Shocks también mejoraba su aspecto en cada sesión.

“Estoy seguro de que se salvaron el uno al otro”, aseguró Julian.

Poco tiempo después se le permitió montarlo y los músculos de Amber se hicieron más fuertes.

A los tres años ella fue sometida a una nueva cirugía con la que le devolverían la esperanza de hablar.

Luego de esto, ella fue a su terapia con Shocks, sorprendiendo a todos al emitir sus primeras palabras.

Amber lo abrazó fuertemente y dijo, “Te Amo, Shocks”.

Todos estaban realmente felices de que lo hubiese logrado.

Ahora Amber va a la escuela como una niña normal y tiene amigos de su edad, pero sigue visitando frecuentemente a su gran amigo Shocks.

TheDodo / BoredPanda

Su padre asegura que el vínculo entre ellos es realmente fuerte y durará toda la vida, esto lo inspiró a plasmar la historia de su hija en papel, escribiendo un libro llamado “Amber’s Donkey”, para que otras personas puedan saber el efecto de los animales de compañía en niños con necesidades especiales. Si quieres colaborar con The Donkey Sanctuary para que continúen ejecutando este gran programa, puedes hacerlo desde aquí.

Te invitamos a compartir esta maravillosa historia que puede servir de inspiración a muchas familias.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!