¡ESTREMECEDOR! Encuentran a 29 ballenas muertas de hambre, pero con el estómago lleno de…

Esta es una noticia muy lamentable, consecuencia del irrespeto a la vida de los animales y al medio ambiente. En enero pasado, 29 cachalotes fueron encontrados varados en las costas del Mar del Norte.

Los resultados de las necropsias (el equivalente de autopsias para los animales) realizadas a 13 de esas ballenas, que vararon en Alemania, cerca de la ciudad de Tönning en Schleswig-Holstein, fueron recientemente publicados. Los estómagos de los pobres animales estaban llenos de desechos plásticos. Entre ellos, una red de pesca de 13 metros de largo, una pieza de plástico de 70 cm de un coche y otros pedazos de basura que fueron ingeridos por los cetáceos.

Los cachalotes probablemente confundieron estos desechos con comida, sin saber la terrible tragedia que les esperaba


Robert Habeck, ministro de Medio Ambiente del estado de Schleswig-Holstein, dijo: “Estos resultados nos muestra el impacto negativo de nuestra sociedad orientada al consumo del plástico. Estos animales consumen inadvertidamente residuos de este material, lo que provoca que sufran, y en el peor de los casos, que mueran de hambre con el estómago lleno de desechos”.

La fauna marina está siendo víctima de nuestro consumismo y de su negativo impacto al medio ambiente


Por desgracia, para cualquiera que siga la historia del impacto humano sobre los cetáceos, la terrible situación de las ballenas alemanas no es nada nuevo, pese a que la alarmante magnitud de las ballenas varadas de enero pasado sí lo es.

En 2011, se encontró un cachalote muerto flotando fuera de la isla griega de Mykonos. Su estómago estaba tan inflamado que los científicos creyeron que el animal había tragado un calamar gigante.

Pero cuando los diseccionaron, encontraron casi 100 bolsas de plástico y otros tipos de desechos


Es una pena que muchas veces aplaudimos el haber dejado de cazarlos (al menos en gran parte del mundo). Sin embargo, miles de cetáceos continúan en peligro o mueren como resultado de la contaminación de los océanos. Las ballenas siguen siendo víctimas de nuestra industrialización, nuestra sed insaciable de crecimiento a expensas de la naturaleza.

En el pasado los balleneros americanos y británicos viajaban miles de millas en busca de ballenas, con el fin de obtener su aceite


Esta sustancia iluminó las calles de Londres, Nueva York, Berlín y París. Transformándose en velas y maquillaje, lubricando las máquinas de la revolución industrial, entre muchos otros usos. Tan fino es este aceite que la NASA lo utilizó en su misión espacial, ya que no se congela en el espacio exterior.

Sin embargo, parece que estamos condenados a repetir nuestro pasado


La caza ha sido remplazada por el consumismo y el preocupante arrojo de desechos plásticos en nuestros mares. Por lo tanto, está en nosotros marcar la diferencia y poner un alto a este tipo de tragedias.

¡Digamos SÍ al reciclaje y NO a la contaminación!

The Guardian

¡Comparte este interesante artículo y ayuda a crear conciencia sobre la contaminación de los mares y su impacto en la fauna marina!

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!