Conoce a Benedict, la admirable cabra salvada de un carnicero que ahora vive feliz sobre ruedas

El inicio de nuestra siguiente historia parece salido de una película de terror, pero lamentablemente fue una realidad que marcó las vidas de varios inocentes animalitos. Benedict la cabra es uno de los sobrevivientes de entre los más de 100 animales liberados por los equipos de rescate que se enfrentaron a una pesadilla viviente: una granja en el patio trasero de un carnicero negligente en el Valle de Hudson, en Nueva York. 🙁

Los pobres animales estaban enfermos, hambrientos y bañados en el olor del amoniaco nocivo que infestaba sus corrales sucios


Fue realmente un milagro que Benedict saliera vivo de esta injusticia. Sin embargo, las consecuencias de su oscuro pasado lo marcaron de por vida. “Benedict ha vivido con problemas neurológicos desde entonces que hacen que sea más difícil para él de lo que es para una cabra promedio adaptarse a su entorno“, explicó Farm Sanctuary en su página de Facebook, la organización de rescate que le ha dado un hogar definitivo a la valiente cabra.

Cuando fue rescatado estaba tan delgado y débil que no pudo mantenerse con su patas y se cayó 🙁


Los equipos de rescate determinaron que no se podía levantar debido a que sus patas traseras eran demasiado débiles. Por lo tanto, con el fin de darle una vida feliz, le proporcionaron ruedas. Farm Sanctuary y su equipo sabían con este tipo de apoyo Benedict podría ser capaz de hacer las cosas más fácilmente y hace algunas semanas por fin tuvo la oportunidad de probar su regalo.

Mientras aún se está acostumbrando a sus relucientes rueditas, nuestro adorable protagonista ya ha logrado progresos asombrosos 😉

Todavía no se sabe por qué las piernas de Benedict no funcionan muy bien, pero de cualquier forma nuestro amiguito disfruta de su nueva vida al máximo 😀


Hay muchas explicaciones posibles para sus problemas de movilidad, incluyendo una parálisis causada por la artritis encefalitis caprina (CAE por sus siglas en inglés), o el gusano meninge, o incluso algún traumatismo de la médula ósea, pero nada es seguro. A pesar de todo, Benedict tiene horas de terapia física para asegurar que los músculos de sus piernas traseras se refuercen y pueda algún día sanar por completo.

Hoy en día, las personas que se preocupan por él siguen ayudándolo a alcanzar su meta, pero sobre todo admiran su fortaleza 🙂

The Dodo

Benedict es un ejemplo de vida. A pesar de sus desafíos, nada le ha impedido jugar y amar la vida como todo un grande. ¡Muy bien hecho Benedict!
A continuación te compartimos el adorable video de Benedict y su asombroso avance con sus increíbles ruedas:

No olvides compartir esta estremecedora historia y recuerda denunciar a las autoridades cualquier situación de maltrato animal, ayuda a salvar vidas. 😉

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!