El cazador que mató a Cecil ha desaparecido y está perseguido por la justicia

Zimbabwe ha solicitado la extradición de Walter Palmer, el dentista que disparó y mató a Cecil. Hasta el momento 162.000 ciudadanos han firmado la petición de extradición que ha asumido con urgencia el Secretario de Estado John Kerry para que regrese a Estados Unidos y se enfrente a las consecuencias legales por el acto que cometió, infringiendo la ley por cazar a un león protegido.

Gente

De acuerdo a los parámetros dictados por el Presidente Barack Obama, si más de 100.000 personas firman una solicitud de atención a los ciudadanos, remiten el caso a la Casa Blanca para brindar la asistencia que requieran. En este caso están en espera de la respuesta porque ya han superado esa cantidad de firmas.

Firmas

BBC

La Ministra de Medio Ambiente de Zimbabwe, Oppah Muchinguri, declaró en una rueda de prensa que el viernes esperaba que los EEUU brindara su apoyo y enviara a Palmer de nuevo a Zimbabwe, a quien ella llama un “cazador furtivo extranjero”.

Mientras tanto el cazador profesional Bronkhorst, dueño de la empresa de cacería contratada para el plan de Palmer, se enfrenta a cargos en Zimbabwe. En sus declaraciones confirmó que estuvo acompañado también por su hijo, cazador profesional, y por Honest Ndlovu, otro experto en cinegética. De acuerdo a lo que contó, se ocuparon de buscar la maleta extraviada de Palmer cuando llegó a Bulawayo y por esa razón comenzaron tarde la actividad de la caza.

Bronkhorst afirmó: “No me gusta disparar animales”. Él está casado y tiene dos hijos, comentó que se vio obligado a dedicarse a la caza desde que perdió su granja en el año 2002, que era su sustento económico.

Cazador
Han puesto en marcha una investigación sobre Palmer desde el Fish and Wildlife Service de Estados Unidos, para comprobar si él violó la Ley Lacey, una ley de conservación que regula la importación y la propiedad de las plantas y la vida silvestre matados ilegalmente, transportados o vendidos.
Palmer quería cazar un gran elefante. Preguntó si podrían encontrar un elefante de gran tamaño, a lo que Bronkhorst respondió que no sabía si sería posible. Finalmente pagó por matar y llevarse el trofeo del león, que consiste en la cabeza y la piel del animal.

Sobre el caso de Cecil, Bronkhorst afirmó que Palmer disparó y lo hirió. Le hizo seguimiento durante dos días hasta que fue asesinado y decapitado. Él ha dicho, al igual que Palmer, que no reconocieron que se trataba de Cecil, no vieron el collar de localización que traía puesto hasta que estuvo muerto.

Cecil3

BBC

Los cazadores estadounidenses matan cientos de leones al año

Existe una cifra alarmante, que por la muerte de Cecil ha salido a relucir. Cientos de leones mueren a causa de aquellos que practican la cacería a modo de hobby. Es muy extraño que alguien con valores de respeto a la vida y a la preservación del planeta sienta orgullo de practicar algo así.

De acuerdo a información de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, cada año se sacrifican unos 600 leones y el 64% ha muerto en manos de cazadores estadounidenses.

Protesta

Sipse y TheDodo

Cazar a un león o a un rinoceronte es muy fácil. Puedes comprobarlo buscando en el navegador “caza de león en safari” y encontrarás muchos enlaces de páginas que ofrecen servicios turísticos para estadounidenses que ansían cazar a los felinos. En las páginas de Facebook puedes encontrar fans que publican orgullosos las fotografías de los leones que han matado.

Cecil

Es un pasatiempo que está acabando con la vida de muchas especies. Para algunos es un deporte y un hobby muy divertido pero para el resto del mundo es un atentado a la conservación. Los que amamos a los animales creemos que es un cruel asesinato que debe acabar ya.

Es una información que merece ser difundida. ¡La muerte de Cecil no quedará en vano!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!