Charlie, un pequeño cordero rescatado que recibe el amor de alguien muy especial

En un asilo de animales siempre se necesitan de varios voluntarios que ayuden con el cuidado de cada animal y nunca está de más algo de ayuda extra. Dora, una gata que también fue rescatada por el grupo “Happy Tails Farm Sanctuary” ahora ayuda a otros animales dentro del asilo, como si ella fuera una voluntaria más.

El día más oscuro del año, el solsticio de invierno, nació un pequeño cordero y su madre murió dando a luz, el granjero que lo tenía no quería hacerse cargo de él pues no pensaba que pudiera lograrlo sin tener a su madre así que lo publicó en internet para su adopción.

Cuando los miembros de “Happy Tails Farm Sanctuary” vieron el anuncio, no dudaron en llamar para adoptar al pequeño cordero, pero el granjero los rechazó, dijo que no quería entregar al cordero a un asilo.

“A los granjeros generalmente no les gustan los asilos porque exponemos el lado oscuro de la industria”, comenta Carla Reilly Moore, cofundadora de “Happy Tails Farm Sanctuary” en Kingston.

Sin embargo, los rescatistas no se rindieron y adoptaron al cordero de manera encubierta, sin decir nada sobre el asilo.

“Llegó al asilo muy enfermo”, explica Carla, “su cola y testículos estaban vendados -muy mal, debo añadir-; cubiertos con diarrea. No sabíamos si lo íbamos a lograr.” Carla y su esposo, quienes dirigen el asilo, lo asistieron y luego tuvo que ser operado para corregir su cola y testículos.

“Charlie, el pequeño cordero, fue nuestro milagro de Navidad”, dice Carla. Pero no sólo los voluntarios humanos estaban atentos de Charlie; Dora, la gatita que había sido rescatada en noviembre, siempre estuvo allí también para Charlie.

Cuando regresó de su operación se quedó junto a él hasta que despertó y luego pudieron seguir jugando.

Con todo el amor y cuidado que recibió Charlie pudo recobrar la salud, y ahora está creciendo saludablemente. Dora y Charlie tienen mucho en común ahora, ambos estuvieron en una gran necesidad, ambos fueron rescatados en el asilo y ambos pudieron recobrar su salud.

Ahora viven juntos alegremente. “Hicieron una conexión instantánea, como si estuviesen hechos para eso”, dice Carla.

the dodo / Happy Tails Farm Sanctuary

Si quieres ayudar a Charlie, a Dora y a los otros animales del asilo “Happy Tails Farm Sanctuary” puedes hacerles donaciones y comprarles algo de su lista de deseos.

¿Alguna vez habías visto un gato ayudar tanto a otro animal? ¡Comparte esta increíble historia con tus amigos!

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!