Si tú también amas a tu perro como si fuera tu hijo, tienes que leer esto

Seguramente te sonará familiar conocer a una familia que se refiera a su perro como “hijito”, “bebé”, y si alguien pregunta ¿tienen hijos? Pueden responder diciendo que tienen perros. ¿Este es tu caso?

Algunos piensan que es algo exagerado, pero es muy común que incluso familias incluyan como hermanos a los perros y algunos lo ven como una locura pero la realidad es que el vínculo afectivo lo perciben igual que al de sus hijos.

Las mascotas ocupan un lugar elemental en el hogar y de cualquier manera el afecto que sentimos por ellos llena nuestro corazón, pero en algunos casos va más allá de alimentar a los perros y considerarlos un guardián.

amar-a-perros-como-hijos3

Canal mascotas

Un reciente estudio realizado por el Massachusetts General Hospital publicado en el diario Plosone afirma que el efecto que produce en el sistema nervioso de las mujeres mirar a sus hijos puede ser el mismo que cuando ven a sus perros.

Los investigadores analizaron la actividad cerebral por resonancia magnética funcional para poder estudiar las reacciones de 14 mujeres mientras observaban las fotografías de sus hijos, de sus perros, de niños y de perros desconocidos.

amar-a-perros-como-hijos2

VV

¡El resultado te va a sorprender! Muchas áreas cerebrales se activan al mismo tiempo que observaban sus perros y sus hijos, pero hay un par de áreas como la tegmental ventral que solo se iluminó al ver a sus hijos. Estas áreas cerebrales se caracterizan por estar repletas de dopamina, oxitocina y arginina vasopresina, hormonas que están asociadas a los sentimientos de recompensa y vínculos afectivos.

Las madres reportaron respuestas emocionales positivas para sus hijos y sus perros y para los niños y perros desconocidos esas emociones no se hicieron presentes. Los resultados de sus reacciones demostraron que existen aspectos compartidos en el vínculo madre-hijo y madre-perro en la experiencia emocional y patrones de la función cerebral pero también hay algunas diferencias cerebro-conducta que pueden reflejar el fundamento evolutivo distinto de estas relaciones.

amar-a-perros-como-hijos1

Blogsocl y Guaupost

El vínculo de los perros se fortalece con la mirada, a través de ella él sabe reconocerse como un miembro más de la manada, tu cerebro también lo detecta como un miembro más de la familia. Las segregaciones químicas del cerebro demuestran que amamos de verdad a nuestro perro, la oxitocina (hormona del amor) se hace presente igual que por lo que sentimos hacia un ser humano.

Para quienes amamos a los perros no es nada raro decir que son parte de nuestra familia porque nos preocupamos por garantizar su salud, su bienestar y felicidad y se trata de un sentimiento que logra que tengamos un sólido vínculo emocional con ellos para toda la vida.

¡Es muy interesante, no olvides compartirlo con tus amigos!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!