¡ATENCIÓN! Científicos demuestran por qué las peceras MATAN a los peces dorados

Para muchos pequeños el comprar un adorable pez dorado resulta tan común como comprar un libro para colorear. Y es que para muchas personas adquirir un pez es un recuerdo memorable de la infancia: ya sea que lo consigas en la tienda de mascotas o en la feria local. Pero tanto chicos como grandes disfrutan de tener a esta adorable especie como mascota, tanto que hasta películas de este tierno personaje han sido creadas.

Y es que comúnmente se cree que los peces dorados son mascotas relativamente “fáciles” de cuidar, ya que no requieren de mucho alimento ni demasiado espacio, o al menos eso es que lo solemos pensar.

Pero los comportamientos hacia estos animales están cambiando, y de acuerdo con sitios web especializados no se debe dejar a un pez vivir en un contenedor de vidrio, o lo que comúnmente llamamos peceras. Incluso en 2004 una ciudad italiana llegó a prohibir las peceras por completo.

¿Pero por qué? Pues la respuesta es muy simple: las peceras pueden matar a los peces


Todo se relaciona con la calidad del agua, según Paul R. Bowser, profesor emérito de medicina para animales acuáticos de la Universidad de Cornell, explica que el peligro se centra en que el pez vive en contacto directo con sus desechos metabólicos. Lo que significa que al defecar materia alta en amoniaco, que después las bacterias convierten en nitrito, para más tarde transformarlas en nitratos, hace de una pecera sucia un contenedor altamente tóxico para los peces lo que podría conllevar a su muerte.

Es por ello que generalmente los peces dorados en un acuario pueden llegar a vivir hasta décadas, mientras que en las peceras tienen suerte de llegar a los 10 meses

“Recuerda, los peces tienen que hacer todo en el agua en la que viven. Comer, orinar, defecar, aparearse, respirar. No pueden escapar de su entorno”, recalcó el especialista


Es por eso que la filtración en las peceras es primordial. No obstante con una pecera estándar, la filtración simplemente no es posible, y el pez tiene posibilidades nulas de sobrevivir. “A menos de que la persona a su cargo realice cambios muy regulares y frecuentes de agua, las concentraciones de amoníaco y nitritos pueden propiciar la muerte del pez”, señaló Paul.

También hay que considerar que los peces en cautiverio sufren de estrés y depresión a causa de los espacios limitados que tiene para desplazarse, y simplemente para vivir


Un estudio de 2014 presentado por Animal Cognition informa que, mientras que los científicos no pueden afirmar si definitivamente cualquier vertebrado no humano experimenta la conciencia de la misma manera que lo hacemos las personas…

Es probable “que la percepción de los peces y su habilidades cognitivas igualen o superen a las de otros vertebrados”

Por lo tanto, los peces dorados en estas condiciones sufren de manera parecida a la que lo haríamos nosotros los humanos


Victoria Braithwaite, profesora de pesca y biología de la Universidad Estatal de Pensilvania, ha respaldado esa idea, diciendo que “los peces en realidad son cognitivamente más competentes de lo que pensamos, algunas especies de peces tienen formas muy sofisticadas de cognición”.

Gracias a nuevas investigaciones se puede demostrar que el cautiverio de los peces dorados es sinónimo de una vida corta e infeliz para estos hermosos seres

The Dodo

Y es que siendo honestos: ¿acaso te gustaría vivir por el resto de tus días en una habitación diminuta, en la cual tendrás que realizar todas tus necesidades fisiológicas? No lo creo. Así que respetemos el hábitat natural de esta y todas las especies del planeta e inculquemos a las nuevas generaciones esta cultura de respeto.

¡Comparte esta interesante historia con tus amigos y ayuda a crear conciencia! 😉

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!