¡Qué gran dolor el de este cordero que no paraba de llorar! El pobre no tenia por dónde evacuar

Es muy importante atender y cubrir las necesidades fisiológicas, estas deben ser consideradas como prioridad. Sí alguna de estas necesidades no puede ser atendida y satisfecha el cuerpo empezará a enfermar cada día más hasta llegar a colapsar medio de un sufrimiento que puede ser extremadamente doloroso, esto fue lo que le paso a este pequeño cordero que no podía evacuar.

Este pobre cordero de nombre Harry padecía una enfermedad congénita llamada atresia anal, que se caracteriza porque el recto no está conectado al ano. Harry era propiedad de un granjero quien al ver que no aumentaba de peso decidió entregarlo a una señora de la comunidad, quien lo llevó al refugio  Edgar’s Mission en Victoria, Australia.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-8

Pam Ahern, fundadora del refugio, comenta que ha visto animales con padecimientos graves y los efectos de estas enfermedades sobre ellos, pero que el caso de Harry ha sido el peor que ha visto en un cordero… ¡Fue un verdadero reto!

Este cordero tenía apenas unas semanas de edad cuando llegó a  las manos de Pam, quien quedo muy sorprendida cuando lo examinó… ¡No tenia ano!

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-7

Pam y el equipo en vista de que Harry,  estaba muy débil, había dejado de comer porque era demasiado doloroso para él, tenia su abdomen abultado, no había podido defecar desde su nacimiento, estaba lleno de gases y heces, estaba exhausto y deshidratado y su dolor cada vez era mas intenso, decidieron buscar ayuda en la Clínica The Practice Vet  en Whittlesea, Victoria.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-3

Entre la espada y la pared el equipo médico debía realizar con carácter de urgencia una cirugía, conscientes de que era un riesgo muy grande, pero la única salida para salvar la vida de Harry… ¡Esa cirugía era su única esperanza!

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-4

Los doctores indicaron que la membrana que separa el recto y el ano no se había roto correctamente, debían cortar la membrana y construir un ano, pero el procedimiento sería arriesgado, adicional qué desconocían que tan comprometidos estarían sus órganos internamente.

Para la hora de la cirugía todos cruzaron los dedos apostando a un resultado exitoso, confiando plenamente en el profesionalismo y ética de todo el equipo responsable de esta operación.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-5

Una vez culminada la operación celebraron el éxito de la misma. Ahora debían esperar que Harry defecara para realmente confirmar que todo el proceso en su cuerpo estaba bien. Llegado el momento la celebración fue completa… ¡El resultado fue el esperado!

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-6

Pam comenta que desde el principio, Harry tocó sus corazones, era un cordero dulce con ganas de luchar y vivir. La expresión de Harry posterior a la operación fue la mayor felicidad para todos, estaba sonriente, por fin había dejado de llorar. Aunque estaba muy débil para levantarse ya no tenía dolor.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-9

 Harry determinó rápidamente que desde ese momento en adelante las cosas iban a estar muy bien en su camino. Un goteo intravenoso permaneció unos días más para proporcionar líquidos, glucosa y los antibióticos.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-1

Poco a poco, recobró las fuerzas y de manera increíble no paraba de ganarse el corazón de todo el personal de la clínica, de tal manera que recibió el apodo de  “Harry el rey de corazones”

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-13

No sólo robo el corazón del personal también de dos perros que son residentes del lugar, especialmente el de Clancy.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-12

Pam comenta que Harry con su mirada llena de nostalgia expresa un  “Gracias, me siento mucho mejor”

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-10

Ya de vuelta al refugio, siguió con la atención medica y el tratamiento para ayudar al movimiento de sus intestinos y para prevenir una infección post-operatoria. Así como los cuidados de limpieza de su trasero. Sólo el tiempo y Harry van a determinar la funcionalidad de su nuevo ano, por ahora es incontinente cuando se trata de evacuar, sin embargo, esto bien podría cambiar a medida que crece y sus músculos se fortalecen.

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-14

Pam comenta que no cree haber sentido mas pena por un animal que la que sintió cuando vio por primera vez a este pequeño cordero, tan débil con el vientre enorme, con una agonía absoluta, normalmente cuando llegan los animales algo pueden hacer para aliviar su dolor y ayudarlos mientras reciben la asistencia médica correspondiente, pero con Harry era distinto, con tan solo tocarlo o cargarlo le causaba más dolor.

La cirugía de Harry costó aproximadamente $ 3.000 y requiere atención y tratamiento continuo si está dentro de tus posibilidades colaborar con algún donativo puedes hacer clic aquí.

Definitivamente existen personas comprometidas y llenas de amor por los animales que hacen lo imposible por aliviar el sufrimiento que pudieran estar padeciendo para darles una nueva esperanza de vida llena de alegría y salud, sin lugar a dudas el equipo del refugio Edgar’s Mission y de la clínica The Practice Vet  son parte de esas personas. ¡Gracias!

cordero-pequena-no-deja-de-llorar-2

The Dodo

Comparte esta gran historia, aplaudimos a las ganas de ayudar y al amor demostrado con hechos que hacen una vida más feliz a nuestros animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!