5 consejos IMPRESCINDIBLES para viajar tranquilamente con tu inseparable mascota

Ya sea que se trate de las vacaciones de invierno, un fin de semana largo o tan sólo un viernes típico, a veces hay que salir de la ciudad para romper con la rutina y disfrutar de la vida. Pero ¿qué pasa con nuestras mascotas, las llevamos con nosotros ó las dejamos en casa? Siempre existe la opción de dejarlos en el hogar bajo el cuidado de alguien de confianza o en casa de algún familiar o amigo. Pero si tú y tu mascota son inseparables, he aquí cinco consejos para viajar con seguridad al lado de tu mejor amigo.

Si estás planeando un viaje, debes de leer con mucha atención. 😉

1. Antes que nada, piensa seriamente si es buena idea que tu mascota te acompañe

No todos los animales son aptos para viajar. Los gatos, por lo general, están mejor en su entorno familiar con una persona de confianza que cuide de ellos mientras estás fuera. Lo mismo ocurre con los pequeños animales como las aves y conejos. Los perros pueden ser grandes compañeros de viaje si planeas las cosas con tiempo.

Lo primero es llevar a tu compañero de viaje al veterinario para asegurarte de que está completamente sano para lanzarse a la aventura.

También considera el temperamento de tu mascota y lo bien (o mal) que se comporta en situaciones nuevas y con extraños. Además, y probablemente lo más importante, ¿vas a ser capaz de darle a tu mascota suficiente atención durante tu viaje? Si la respuesta es sí, entonces sigamos planeando.

2. ¡Hora de empacar y no hay que olvidar ni el más mínimo detalle!


Las mascotas no viajan a la luz y por ello es importante que hagas todo lo que esté en tus manos para hacerlas sentir lo más cómodas posible y aliviar el estrés del viaje. Asegúrate de que tu mascota tenga etiquetas o placa de identificación y de que siempre las lleve puestas. También es buena idea instalar un microchip en tu mascota en caso de que viajes muy a menudo, o simplemente como protección extra para el pequeño.

Asegurarte de que tu mascota tenga su collar y su placa, es algo primordial antes de salir de viaje.


Un certificado de salud firmado por un veterinario es obligatorio al viajar a través de las fronteras estatales o internacionales. Igualmente, recuerda traer más que suficiente comida para toda la duración del viaje, el agua, los medicamentos, su collar y sus juguetes, etc. Por último, familiarízate con los primeros auxilios para mascotas y no olvides tu botiquín para el camino.

3. Planificar la ruta y hacer una prueba


Esto puede parecer excesivo, pero es importante saber cómo va a reaccionar tu mascota durante un viaje largo. Si vas a conducir, hacer un pequeño viaje de prueba por la carretera con tu acompañante no está de más. Detén el auto de vez en cuando como lo harías en tu viaje real. Trata de que tu mascota beba y coma utilizando los contenedores que va a utilizar en la carretera, así como su caja de coche o arnés. Además echa un vistazo a sitios web como bringfido.com o petswelcome.com, que permiten a los viajeros buscar hoteles y restaurantes que acepten mascotas, así como veterinarios locales y centros de cuidado de mascotas, entre varios lugares más.

4. El viaje en coche


Al viajar con una mascota en automóvil, es de suma importancia que él o ella no esté suelto en el vehículo. Como lo harías con un niño, haz que tu mascota viaje en el asiento trasero. Incluso en su cajón de viaje, las bolsas de aire delanteras son capaces de lastimar a tu mascota en caso de un accidente.

Planea hacer paradas continuas, cada dos o tres horas aproximadamente, para que tu mascota pueda hacer sus necesidades y estirar las piernas.

Es recomendable traer al menos un galón de agua especialmente para tu mascota ya que debe mantenerse hidratado. Asegúrate de que tu mascota coma algo consistente dos horas antes de salir, y dale porciones pequeñas de comida durante todo el viaje. De ser posible viajen con otra persona, así uno puede ver a la mascota mientras el otro conduce. Y nunca dejes a tu animal solo en el coche.

5. Pero si viajas en avión…


Por su parte, el transporte aéreo representa más problemas y peligros. Algunos animales no pueden tolerar ni física ni emocionalmente un viaje en avión, y una vez que se está en el aire, lamentablemente no hay mucho que puede hacerse en caso de una emergencia con tu mascota.

Si tienen que viajar en avión traten de tomar un vuelo con poca gente, que evite que pierdas mucho tiempo en el aeropuerto y asegúrate de que tengas toda la documentación de tu mascota en orden.

Parachute

Parachute

Habla con su veterinario acerca de un horario de alimentación antes del vuelo. Además, es importante ejercitar a tu mascota antes de despegar para que pueda dormir durante el vuelo. Cada compañía aérea tiene sus propios requisitos para los pasajeros y sus animales, por lo que es imperativo que te mantengas informado en todo momento del más mínimo detalle.

Una vez que todo esté en orden, tomen sus gafas de sol y a comenzar la aventura. ¡Comparte estos útiles consejos con todos tus amigos y te deseo la mejor de las suertes en tu próximo viaje!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!