Cuando rescataron a Harriet de esa horrible granja nunca pensaron cómo cambiaría su vida

El pasado mes de enero, el equipo de Humane Society International (HSI) rescató a 200 perros de una granja en Wonju, Corea del Sur. Estos perritos estaban siendo criados para obtener su carne y se encontraban en terribles condiciones de vida.

Sus rescatistas suponen que solían dormir de pie, y grabaron a una Harriet, una de las perritas rescatadas mientras descansaba de esta forma tras vivir en un espacio muy reducido y siendo víctima de maltratos.

Las jaulas apenas tenían techo, pero no tenía barreras para protegerlos del viento y la nieve. Básicamente vivían en su propia suciedad y sólo les daban comida para engordarlos. No sabían lo que era una cálida y cómoda cama, siempre estuvieron en jaulas estrechas unos abarrotados con otros.

Cuando Harriet llegó al refugio estaba totalmente asustada, triste y agotada. Todo lo que había vivido no era nada fácil, por suerte pudo ser salvada con el resto de los perros, los cuales fueron trasladados a San Francisco, Estados Unidos.

De haber permanecido allí hubiesen sido asesinados por su carne, y probablemente de una forma horrorosa. “Son torturados y no siempre están muertos cuando les quitan la piel”, explica Nash McCutchen, coordinador de marketing de la Humane Society of Tampa Bay.

Harriet ahora estaba a miles de kilómetros de su oscuro pasado, pero aún no sabía cómo era ser un perro de verdad. “Cuando llegó por primera vez, estaba muy desanimada y distante”, cuenta McCutchen. “Ella mostraba interés en los seres humanos, pues nos miraba, pero no iniciaba ninguna interacción, y no parecía querer ninguna interacción durante los primeros días”.

Pero el espíritu vivo de Harriet empezó a salir luego de un poco más de una semana, empezó a caminar hasta el frente de su jaula, cosa que los otros perros no hacían, aún se mantenían asustados y recostados contra la pared del fondo. Ver eso en Harriet era una gran muestra de progreso.

Al notar esto, el personal del refugio intentó llevarla al patio de juegos, pero incluso eso fue una tarea difícil, ¡no sabía cómo caminar con una correa! De hecho, ninguno de ellos lo sabe. Además, cuenta McCutchen, tienen problemas con los espacios abiertos, simplemente no saben qué hacer, se quedan allí parados sin mover ni un músculo.

A pesar de todo esto, después de ver como daba sus primeros pasos para poder ser una perra normal, dejando atrás todo lo vivido, el equipo del refugio no se daría por vencido.

Un día, Leslie Menichino, la gerente voluntaria del refugio, tomó a Harriet y la llevo a la oficina, para alejarla un poco del estrés de la perrera.

Leslie había puesto una manta en el suelo y había llevado a Harriet hasta allí, pero ella no sabía que debía hacer con eso, así que al pasar algunos minutos empezó a dormitarse estando de pie, allí fue cuando Leslie empezó a grabar la situación.

Harriet siguió así hasta que Leslie le enseñó como acostarse en la manta, esta era la primera cama que ella tenía. “Creemos que cuando ella estaba en la granja, estaban tan apretados que se quedaban dormidos de pie, y los otros los sostenían”, explicó McCutchen.

Finalmente, Harriet pudo dormir cómodamente por primera vez. “Ser testigo de ello me llena mis ojos de lágrimas y me da felicidad”, cuenta Leslie. Aún queda un largo camino antes de que pueda ser adoptada, pero ya está haciendo muchos progresos.

“Solo en los últimos tres días, ha progresado”, dijo McCutchen. “Podría tomar sólo un poco más de tiempo que un perro normal”. Luego de su primera siesta en una cómoda cama, Harriet también ha tenido más primeras veces, comió por primera comida de la mano de Leslie y ya tuvo su primer paseo con correa.

“Todavía hay mucho trabajo por hacer para que ella se sienta lo suficientemente cómoda como para que esté en una casa”, dijo McCutchen. “Vamos a cuidar de ella hasta que eso suceda”. Aunque aún no está lista para la adopción, puedes obtener más información de Harriet contactando a Humane Society of Tampa Bay aquí.

Para ayudar a los perros que aún se encuentran tristemente en el comercio de carne de perros en Corea del Sur, puedes firmar esta petición. Y también puedes hacer una donación a Humane Society International (HSI) para que el grupo pueda rescatar a más perros como Harriet.

thedodo

Comparte esta información para que más gente apoye esta increíble causa y para que más perros puedan ser salvados de esta terrible condición en la que viven. ¡Invita a tus amigos a firmar la petición, todos juntos podremos lograrlo!

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!