¡Indignante! Dos leones rescatados fueron asesinados dentro de un refugio

Con un fuerte abrazo se recibieron en el Emoya Big Cat Sanctuary, un refugio para animales rescatados del abuso; pero no era un abrazo de alegría, era un abrazo de apoyo y pesar, pues dos de sus leones africanos rescatados, José y Liso, fueron brutalmente asesinados por presuntos cazadores furtivos asociados a hechicería. Ellos habían pasado gran parte de su vida en cautiverio y fueron rescatados en 2014 de circos de Perú y Colombia, junto a otros 33 felinos.

Ellos vivieron durante años en lugares reducidos, fríos, oscuros y sucios, soportando torturas y maltratos constantemente, a muchos incluso les habían retirado las garras y los dientes por lo que no son capaces de cazar.

El rescate había estado encabezado por Animal Defenders International (ADI) en una operación llamada “Operation Spirit of Freedom” y fueron reubicados en el santuario ubicado en Sudáfrica.

La operación había tomado más de un año y al menos 330.000 dólares, pero todo ese esfuerzo e inversión valió la pena: rescatar a 33 animales del encierro y abusos de un circo no tiene precio. “Ellos nunca habían tenido libertad, sus patas nunca habían pisado el pasto, ni sabían lo que era estar entre los árboles, verlos caminar por el santuario en un ambiente idéntico a la selva africana fue la mayor satisfacción”, dijo Jan Creamer, presidente de ADI.

Emoya tiene una extensión de 5000 hectáreas aproximadamente y fue fundado por la Sra Heuser y su hija en 2012

La propiedad abarca montañas, prados, bosques y ríos, en los cuales los animales pueden ser realmente felices, además el santuario les provee de la carne que necesitan para mantenerse saludables, pues Emoya recibe suministros cada año que garantizan la alimentación de los animales.

José y Liso, desde que entraron en contacto se hicieron grandes amigos, ellos permanecían largo tiempo juntos y tenían muy buenas relaciones entre sí, es lamentable que todo haya terminado de esta manera.

Los cuerpos de Jose y Liso, estaban mutilados y sus pieles rasgadas, era una escena aterradora y se presume que se trata de un grupo asociado a la hechicería o al comercio para medicinas populares en las que utilizan los huesos.

Hemos visto casos similares, recientemente un refugio tuvo que ver a dos de sus rinocerontes asesinados por sus cuernos y recibieron amenazas que los obligó a cerrar permanentemente, lo mismo ocurrió en un zoológico francés.

TheDodo / Telegraph

Aunque aún no hay ningún detenido por el caso, Heuser declaró:

Podrán romper el corazón de la selva, y nuestros corazones pero no nuestro espíritu, mientras esos estén firmes seguiremos luchando, estamos de pie y dada vez más unidos.

Puedes ayudar a Emoya Big Cat Sanctuary desde aquí o colaborar con ADI a detener a los cazadores furtivos aquí.

Comparte esta historia y se parte de la lucha por recuperar la libertad de los animales para que puedan tener la vida que merecen.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!