Se hizo justicia con Invictus, el oso al que mutilaron la mandíbula dentro de un circo

El caso inició en 2014 gracias a una denuncia penal por delito contra la biodiversidad. Descubrieron que algunos animales del “Harley Circus” vivían en muy malas condiciones de salud.

Invictus es un oso americano negro (Ursus americanus), que en medio del maltrato continuo comenzaba a perder el pelo, estaba muy delgado y lo más grave es que le habían extirpado la mandíbula.

Después de recibir la denuncia, la Profepa realizó una inspección al circo en la ciudad de Mérida, México. Esta investigación hizo posible que saliera a la luz todo el maltrato que sufrían los animales.

El circo también contaba con 1 tigre de bengala, 1 león africano y 2 monos araña, pero no pudieron comprobar la procedencia legal de dichos animales y mucho menos que recibieran un trato digno y respetuoso. Presentaban estos y más incumplimientos a la Ley General de Vida Silvestre.

La Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Unidad Especializada en Investigación de delitos Ambientales y Previstos en Leyes especiales (UEIDAPLE), dio cumplimiento a una orden de aprehensión contra el propietario del Harley Circus, José Luis Orozco Lara.

Algunos de los cargos a los que se enfrenta es de ser presunto responsable del delito sancionado en el artículo 420 fracción V del Código Penal Federal, por dañar a un ejemplar de vida silvestre en veda, es decir, considerado en peligro de extinción o regulado por un tratado internacional.

Ahora los responsables de este circo han sido condenados a 2 años de prisión y un pago de 72.800 pesos (3.600 euros) como multa por el delito contra la biodiversidad al lesionar, maltratar y mutilar a Invictus y el resto de animales salvajes que encontraron en el circo.

Lamentablemente, Invictus no logró vivir para ver a sus verdugos caer ante el peso de la ley, sus heridas eran muy graves. Tras varias cirugías reconstructivas, Invictus murió la madrugada del 14 de octubre de 2014 a consecuencia de un paro cardio-respiratorio.

El corazón del oso americano no resistió, pese a los esfuerzos de veterinarios y del personal que lo atendía en el área de cuidados intensivos del Bioparque de Convivencia Pachuca, después de recibir un implante de titanio, que buscaba regresarle su dignidad antes de ser enviado a un santuario en Estados Unidos.

En el vídeo de esta nota se puede ver paso a paso el proceso que usaron los médicos para ayudar a Invictus y las grandes esperanzas que tenían por él; lamentablemente, Invuctus había sufrido mucho en el circo y su resistencia fue poca. LAS IMÁGENES SON FUERTES.

El resto de ejemplares han sido asegurados hasta que se encuentren en buenas condiciones, el tigre de bengala presentaba afectaciones en las extremidades y a los monos araña les habían extirpado las garras y los colmillos.

Como parte del proceso administrativo, se decretó además el decomiso definitivo de todos los ejemplares, que fueron trasladados al Bioparque de Convivencia Pachuca, en Hidalgo, y en el Parque Zoológico El Centenario, ubicado en Mérida, Yucatán.

Excelsior / PROFEPA

Este casó tomó casi 3 años entre investigaciones, juicios, etc. Pero Ahora los responsables ya están en la cárcel, es lo mínimo que se merecían estos animales, pues no tenían la culpa de llevar una vida así.

Comparte esta nota y di NO al maltrato animal.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!