El cazador Scott Van muere devorado por cocodrilos ¿Karma?

Scott Van Zyl tenía 44 años, fue un cazador originario de la provincia de Limpopo, en el norte de Sudáfrica, era el dueño de la compañía de caza deportiva SS Pro Safaris, y había salido hace poco más de dos semanas de cacería acompañado de un guía y dos perros, cerca del río Limpopo.

El guía reportó la desaparición de Van Zyl al regresar al lugar donde estaban hospedados, pues ambos habían partido en direcciones opuestas tras abandonar su vehículo durante la cacería.

Asociaciones de cazadores, servicios de emergencias, soldados y conservacionistas buscaron a Scott durante las dos semanas con helicópteros y vehículos terrestres hasta que divisaron desde el aire la mochila de Van Zyl cerca del río.

Cuando se acercaron a la zona donde se encontraba la mochila, descubrieron que había cocodrilos alrededor. Dadas las circunstancias en que encontraron la zona, supusieron que los Scott había sido atacado por los reptiles.

Para poder esclarecer esto, era necesario analizar a fondo a los reptiles, solo de esta manera podrían descubrir si Scott había sido atacado por ellos.

Enlace patrocinado

La policía y los servicios de conservación de la naturaleza de los animales decidieron disparar a los reptiles.

Descubrimos evidencia de que podría haber restos humanos en los cocodrilos, aseguró Sakkie Louwrens, uno de los rescatistas que buscaron a Van Zyl.

Las pruebas de ADN luego confirmaron lo que ya se temía, que el cazador sudafricano murió devorado por los reptiles.

La compañía SS Pro Safaris, de la que Van Zyl era dueño, dirige semanalmente decenas de safaris de caza de especies en peligro de extinción. En la caza con rifle se pueden asesinar búfalos, elefantes, rinocerontes, leones, leopardos y antílopes.

Algunas organizaciones como One Green Planet han opinado que en primer lugar el señor Vin no debió haber estado cazando a esos animales salvajes. “Esos animales viven con temor hacia los humanos, solo tienen instintos de supervivencia”

Enlace patrocinado


Zimbabwe ha sido recientemente golpeado por fuertes lluvias, por lo que han crecido los ríos y los niveles de las represas han aumentado.  Esto es lo que ha podido traer a los cocodrilos a áreas en las que normalmente no se ven.

Un cocodrilo fue recientemente matado a tiros en Beatrice, una comunidad agrícola en la vecina provincia de Mashonaland Oriental, con lo que se cree que fue por restos de un pescador en su estómago.


En noviembre del año pasado un niño de 13 años que estaba pescando para pagar sus cuotas escolares fue atacado por un cocodrilo en el sur de Zimbabwe y murió.

Los cocodrilos del Nilo normalmente se alimentan de peces, antílopes y cebras, que arrebatan de las aguas poco profundas. Está claro que estos animales son muy fuertes, son salvajes, sin embargo eso no le da derecho a nadie a matarlos por diversión.

The telegraph

Enlace patrocinado

Quizás si el humano no acabara con la fauna salvaje, este tipo de animales no se verían obligados a buscar alimentos y maneras de subsistir en otros lugares.

Comparte esta nota, la caza de animales debe parar ya.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!