Él encontró a un oso bebé muriendo en su hábitat y lo arriesgó todo para salvarle la vida

Tener la firme convicción de actuar según la voz de la conciencia y en circunstancias tan difíciles pensando que lo más importante es que está en juego la vida de otro ser, impulsa a tomar decisiones que implican un riesgo personal. La única gratificación es la paz interior que se siente por el simple hecho de hacer el bien y ayudar, en este caso a un indefenso animal. Esto define a la humanidad permitiendo descubrir la grandeza de los valores morales que la guían.

La historia de esta cría de oso que logró sobrevivir gracias a la intervención de un hombre que decidió rescatarlo al ver que estaba en peligro de muerte es un ejemplo de cómo actúan las personas de buen corazón. Pero esta acción heroica en la que arriesgó su seguridad también pudo mandarlo a prisión. Afortunadamente esto no ocurrió.

Corey Hancock, de 41 años de edad, cuenta que todo comenzó cuando salió con su cámara a caminar, quería fotografiar las cascadas cerca del río en Santiam River Trail, en el estado norteamericano de Oregon, en esta ocasión el paseo tendría un desenlace inesperado.

Una lluvia repentina le hizo dar vuelta y regresar de una caminata, fue entonces cuando vio un bulto, se trataba de una cría de oso negro tumbado boca arriba en el monte cerca de la ruta de senderismo Elkhorn.

Este pequeño lucia muy mal, aparentemente estaba solo, inmóvil y prácticamente sin respirar. Hancock comenzó a preguntarse dónde estaría su madre. Asumiendo que quizás estaba cerca y podría ser atacado repentinamente, se retiró un poco para buscar cualquier señal de su presencia. Preocupado por el estado en el que se encontraba la cría espero a ver si la madre volvía. Después de diez interminables minutos, decidió actuar al presentir que el pobre estaba muriendo.

“Lo vi desde lejos, hacía frío, la lluvia caía sobre su pequeño cuerpo empapado tendido sobre su espalda, sus patas no se movían, noté que su vientre se elevó un par de veces, esta era la única señal de que aún seguía con vida hasta que se quedó quieto por completo, es casi seguro que no resistiría más, estaba próximo a morir”, describió Hancok.

Una sensación de pánico invadió a este hombre cuando se dio cuenta que tenía poco tiempo. Podía haberse quedado a ver al cachorro en la lluvia, dejarlo morir allí o sacar al animal arriesgándose a sufrir un eventual ataque de ira en caso de que apareciera la madre.

Fue entonces que se enfrentó a una difícil decisión que lo llevó a tomar el riesgo y hacer lo que la voz de su conciencia le dictaba en ese momento: salvarlo.

Enlace patrocinado

“Pensé en mi hijo de 2 años de edad, vi al oso como un bebé en peligro que merecía vivir, ¿Me iba a quedar allí y verlo morir bajo la lluvia?, no…  necesitaba hacer algo, si lo hubiera dejado allí, no me lo perdonaría por el resto de mi vida, dijo Hancock.”.

Se apresuró y recogió al pequeño oso, envolviendo su frío cuerpo con su camisa y corrió al comienzo del sendero donde tenía aparcado su coche, condujo hasta obtener suficiente señal en el teléfono móvil para hacer unas llamadas y pedir consejos para averiguar qué podía hacer por él, enseguida publicó por Facebook una petición de ayuda con una foto del instante en el que sostenía al oso y se dirigió a la ciudad.

La organización “Turtle Ridge Wildlife Center” en la localidad de Salem, aceptó recibirlo para salvarle la vida. En el difícil trayecto Hancok llegó a pensar que el osezno había muerto ya que no reaccionaba, tuvo que detenerse varias veces al lado de la carretera para reanimarlo cuando sentía que había dejado de respirar.

“Estaba llevando a esta pequeña criatura casi sin vida en mis brazos “, dijo Hancock. “Intenté darle RCP, le di unas cuantas bocanadas de aire por la boca y empujé sobre su pecho, poco a poco hasta que respiró hondo, luchaba por sobrevivir”.

Al llegar al centro de rescate recibió toda la atención que necesitaba, lograron estabilizarlo. Este bebé oso era un macho de aproximadamente tres meses de edad, estaba letárgico, severamente deshidratado, hipotérmico, demacrado y desnutrido. Probablemente no había comido durante varios días, mencionó el veterinario.

“Le suministraron fluidos y le colocaron una mantilla de calefacción”. Después de haber iniciado el  tratamiento mostró signos significativos de mejora, poco a poco fue recobrando su vitalidad. Le diagnosticaron neumonía. Fue apodado “Elkhorn” (Cuerno de Alce) por el lugar donde fue hallado.

Enlace patrocinado

Hancock permaneció a su lado todo el tiempo posible, tomó algunas fotografías de Elkhorn y compartió su recuperación a través de Facebook. “Es un pequeño oso tan lindo”, dijo.

A la mañana siguiente avisaron que Elkhorn había sobrevivido y lo está haciendo bastante bien, “Se mostró más alerta, está haciendo sonidos, intentando moverse y ponerse de pie”, fue entregado a la organización “Oregon Department of Fish and Wildlife” por sus siglas ODFW, (Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Oregon), quedando a cargo de su recuperación.

Ha informado que después de realizar una evaluación médica completa para detectar cualquier otra condición de salud, espera colocarlo en un centro de cuidado especializado en otro estado donde podrá continuar su proceso de rehabilitación. Hancock les proporcionó toda la información sobre lo sucedido y dispusieron enviar a uno de sus biólogos a la zona para buscar una posible guarida o cualquier rastro de la madre.

Las noticias no eran tan alentadoras para su salvador, la noble acción de Hancock podría costarle un castigo, de acuerdo a la ley es ilegal sacar a un animal de su hábitat natural. Este “héroe” investigado por la Policía Estatal de Oregón estaría cometiendo un delito y podría enfrentar una multa de por lo menos US$ 6.250 (5,030 £) o pasar hasta un año tras las rejas.

Por una parte está la inclinación natural del ser humano de ayudar a un animal en peligro y por otra seguir las normas establecidas para mantener la seguridad de las personas y la vida silvestre.

Enlace patrocinado

Sylvia Dolson, director ejecutivo de “Get Bear Smart Society” luego de realizar una revisión de la historia de Hancock, dijo que no creía que sus acciones ejemplifican el tipo de antropomorfismo extremo que a menudo acompaña a los seres humanos a sobrepasar sus límites en la naturaleza, el rescatador, en este caso, hizo lo único que cualquier persona que cuida debe hacer.

“Algunas madres pueden dejar a sus crías solas en un árbol por varias horas mientras van a buscar comida, pero una cría tendida de espaldas en el suelo casi en estado de coma, se está muriendo. Personalmente apoyo intervenir y salvar su vida”. Era casi seguro que moriría sin ayuda, pero eso no significa que las personas que descubren crías de osos o de otros animales crean que necesitan ser rescatados si están solos, esto es malo para la mayoría de los animales y puede ser peligroso”, advirtió.

La historia de Hancock fue ampliamente difundida por las noticias locales, provocando fuertes reacciones tras la declaración emitida por ODFW, lo que encendió la polémica sobre lo que se considera correcto o no cuando se trata de interferir con la naturaleza.

Aunque la mayoría aclamó a este hombre por su heroica acción, también hubo quienes cuestionaron y criticaron su intervención al rescatarlo, pues estaba condenando a esta criatura a tener una vida en cautiverio. Simplemente no puede creer que haya gente que diga que debería haberse dejado allí para que muriera y que la naturaleza siguiera su curso, sin embargo, una vida es una vida y se debe tratar de ayudar a todas las criaturas piensa Hancock y todas las personas que apoyaron su decisión.

La ODFW declaró que lo mejor que se puede hacer cuando se trata de animales salvajes que parecen abandonados es minimizar el contacto y llamar a las autoridades pertinentes. “No podemos especular sobre lo que pudo o no haber ocurrido con este cachorro, pero la vida silvestre siempre será mejor cuando se deja solo que si la gente lo recoge. Desafortunadamente, este cachorro nunca puede llegar a vivir una vida natural en estado salvaje. No sabemos con seguridad si ha quedado huérfano”.

Enlace patrocinado

Aunque Michelle Dennehy, portavoz de ODFW, dijo que es ilegal retirar la fauna silvestre de su hábitat, aclaró que el caso de Hancock parecía único y sus acciones fueron tomadas como “bien intencionadas”.

“Cada año vemos cervatillos, crías de osos y gatitos de puma removidos de la naturaleza porque la gente asume que el animal está huérfano cuando en realidad la madre está alimentándose o haciendo otra cosa”, dijo Michelle.

Para algunos, este acontecimiento hizo recordar un hecho lamentable que se produjo con la muerte del bisonte bebé en el famoso parque de Yellowstone, después que turistas preocupados vieron esta cría sola que parecía sufrir frío, la colocaron en la parte trasera de su vehículo.

El ternero fue finalmente sometido a eutanasia cuando su madre lo rechazó y no pudo regresar de nuevo con su manada como resultado de la “interferencia de la gente”, según las autoridades del parque. Shamash Kassam fue multado con $ 235 y acordó hacer una donación de $ 500 a Yellowstone por “perturbación a la fauna”. Si encuentras a un animal creyendo que esta solo o lesionado y no sabes qué hacer, la recomendación es contactar en primer lugar a las autoridades para solicitar ayuda.

La policía del Estado decidió no emitir una citación legal a Hancock. El sargento James Halsey explicó que había quedado libre en esta ocasión debido a la totalidad de las circunstancias. En su lugar recibió una advertencia acerca de por qué sus acciones podrían haber tenido consecuencias no deseadas.

El personal de “Turtle Ridge Wildlife Center” y del departamento de ODFW apoyó la decisión de Hancock de rescatar a la cría. Confirmaron que su condición era grave, “su hidratación y temperatura corporal finalmente se normalizaron alrededor de las 2:00 de la mañana, casi 12 horas después que ingresó a nuestras instalaciones. Creemos absolutamente que no hubiera logrado sobrevivir de no ser porque Hancock hizo el viaje a nuestro centro”. Existen dudas sobre si el cachorro pudo haber salido de su madriguera, las madres también optan por mover a sus crías cuando las lluvias llenan de agua las guaridas. Elkhorn era pequeño para su edad y estaba desnutrido, indicaba que llevaba tiempo sin ser alimentado. Se desconoce si fue abandonado por su madre y cuanto tiempo llevaba solo.

David Garshellis, biológo investigador, líder del Proyecto Oso para el Departamento de Recursos Naturales de Minnesota, dijo que es difícil predecir si un huérfano como éste puede ser expuesto nuevamente a la naturaleza, aunque los cachorros tienen mayor probabilidad de rehabilitarse con éxito cuando están emparejados con otros cachorros. Las crías solitarias tienen una tasa de éxito mucho más baja.

“Los resultados del proceso de rehabilitación también depende de la precaución que tengan los cuidadores de evitar habituar al animal a las personas por tener demasiado contacto con ellos. A veces, esto implica la alimentar a los cachorros vestidos con trajes elaborados simulando su entorno natural. Los animales como los osos necesitan aprender habilidades de supervivencia cuando son jóvenes y una interrupción puede conducir a este pequeño a pasar el resto de su vida en cautiverio. Se está evaluando su futuro”.

“Si ellos se acostumbran a las personas durante el proceso de rehabilitación se convertirá en un problema a largo plazo ya que corren el riesgo de sentirse atraídos por las personas, lo que significa que podrían terminar heridos de muerte por un tiro o regresar a una vida de cautiverio”,  dijo Garshellis.

Este cachorro no es lo suficientemente fuerte como para trepar a los árboles y llamar a su mamá, no tiene la edad para ser devuelto solo al lugar del sendero que fue encontrado, mencionó el Dr. Gillin, veterinario de la ODFW.

Tenemos noticias alentadoras, las autoridades informaron que Elkhorn tendrá la compañía de otra cría de edad similar que fue abandonada por su madre. Ambos fueron trasladados al centro de rehabilitación de vida silvestre “PAWS Wildlife Center” en Lynwood, Washington, este centro ofrece atención especializada “diseñado para permitir que los osos jóvenes se desarrollen sin habituarse a los seres humanos y puedan ser devueltos a su medio natural”.

Ciertamente tener que pasar del cuidado humano al salvaje sin la ventaja de tener a sus madres para enseñarles cómo sobrevivir significa una transición difícil para estos pequeños que han quedado huérfanos, cuentan con las personas que han salvado su vida, ahora Elkhorn y su compañero van a tener la oportunidad de crecer hasta estar preparados para retornar a su hábitat para seguir descubriendo el mundo en este increíble viaje llamado vida y lo van a poder hacer en libertad.

“Vamos a recibir a estos cachorros en algún momento durante la próxima primavera entre marzo y junio de 2018, estarán pesando entre 45 y 68 kilos al momento de su liberación en los bosques de Oregon” dijo el Dr. Gillin.

Hancock espera poder visitar a Elkhorn y ver su progreso, siempre y cuando no interfiera con su rehabilitación. El lugar donde encontró al oso es uno de sus preferidos en el sendero cerca del río. Un pequeño trozo de hierba no florece con lirios en el verano. Hancock no puede evitar sentir que su encuentro fue algo más que el azar. “Casi siento como si fuera uno de los míos o algo así”, dijo.

No es sencillo estar de acuerdo entre lo correcto y lo incorrecto cuando se toman algunas decisiones, según la apreciación de cada quien. La vida silvestre tiene su ley natural y el hombre ha creado otras para protegerla, por encima de todo siempre debe prevalecer entre las personas algo fundamental y son las virtudes que se cultivan día a día, por las que debemos apostar y dejar que nos guíen con sentido de humanidad.

Independent y Facebook

Que la historia de este pequeño oso que nos robó el corazón sea también una invitación para reflexionar y compartir lo que pensamos sobre nuestra relación con la vida silvestre, cuando se trata de reconocer el sufrimiento de un animal que depende de nuestra capacidad de ayuda para salvarlo.

Es bueno saber que contamos con personas nobles y valientes que se arriesgan a pesar de todo, porque cada vida cuenta. ¡Compártelo!

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!