Este perrito la esperaba todos los días en la puerta de su hotel… ¡Qué hermosa historia!

El cariño que los perros son capaces de desarrollar por los humanos no tiene límites, nunca dejan de sorprenderme. Además, esos maravillosos animales reconocen a las personas y son selectivos con los vínculos de amistad que crean con las personas. Esta historia es una gran prueba de esa inteligencia, esas capacidades y ese gran corazón que tienen… 

Olivia Sievers viaja con frecuencia de su casa en Alemania para Argentina por cuestiones de trabajo. En una de sus visitas hizo a un gran amigo. Ella jamás se imaginó que esa relación duraría para toda la vida… Al comenzar este año estaba caminando por Buenos Aires cerca del hotel en el que se estaba quedando y allí vio a un perro callejero conocido en esa zona. Le dio un poco de comida y jugaron un rato… después él insistía en quedarse a su lado. 

perro-hotel1

“Intenté cambiar mi rumbo porque no quería que me siga al hotel. Pero eso fue imposible, siempre volvía. Lo intenté durante una hora pero me veía y me seguía. Estaba muy feliz de que alguien le hubiese dado atención”, contó Olivia. 

Para el perro fue amor a primera vista. Se sentó en la entrada del hotel. A Olivia le dio sentimiento, decidió llamar Rubio al chico y le dio una sábana de la aerolínea para que estuviese abrigado en la noche. Él definitivamente había encontrado a su alma gemela… pero ella aún no lo sabía. 

perro-hotel2

Luego Olivia se montó en el avión para regresar a Alemania y Rubio regresó a las calles. Pero nunca la olvidó… Cuando Sievers estuvo de nuevo en Argentina por trabajo, se quedó en el mismo hotel y Rubio apareció en su puerta para recibirla con cariño. 

perro-hotel3

Luego continuó esperándola hasta su próxima visita. Todas las veces que ella viajaba a Argentina lo encontraba esperándola a las puertas del hotel. Lo malo era que siempre tenía que dejarlo… 

perro-hotel4

En una ocasión Sievers hizo los arreglos necesarios para que un equipo de rescate lo adoptara temporalmente, se lo llevaron pero rápidamente escapó de allí para seguir esperando a Olivia en la puerta del hotel. Él estaba decidido. Y fue en ese momento en el que ella también se decidió. 

perro-hotel5

Olivia decidió convertir a Rubio en su mascota. Hizo el papeleo necesario para llevárselo a su casa en Alemania, el chico voló a su nueva casa. Dejó en el pasado las calles de Argentina para disfrutar de una nueva vida con su nueva mamá y familia… 

perro-hotel6

¡Es evidente que la espera valió la pena! 

perro-hotel7

Facebook

Todos los perros merecen un final feliz, al igual que Rubio. Anímate a adoptar una mascota, hay muchos animales deambulando en las calles y lo único que quieren es dar y recibir amor. 

Te invito a compartir esta conmovedora historia con tus conocidos y amigos.

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!