Este wombat rescatado se rehúsa a dormir solito, y cuando veas cómo lo hace robará tu corazón

En medio de tantos casos de maltrato, nos consuela saber que hay muchas personas que dedican su vida a atender y cuidar animales en peligro. Burnu fue el primer wombat bebé que llegó un refugio de animales salvajes ubicado en Victoria, Australia. 

Lo encontraron tambaleándose en la calle principal de un pueblo cercano, ¡estaba aterrado! Solo tenía 6 meses de nacido y debía estar viviendo en ese momento dentro de la bolsa de su mamá. Por fortuna alguien lo vio y contactó a Nicola Rae, fundador del Amaroo Wildlife Shelter. Él se apresuró en llegar.

“Asumimos que la mamá de Burnu debió ser atropellada por un coche, pero después de buscar en toda la calle, no encontramos nada”, dijo Rae. “Quizá falleció en una selva cercana, el bebé estaba muriéndose de hambre en la bolsa después de haberse secado la leche, obviamente entró en pánico y salió a buscar ayuda”.

Burnu estaba a salvo, pero era comprensible el miedo que tenía estando dentro del refugio. “Cuando llegó, solía morder y esconderse”, contó Rae. 

Después de varios días Burnu empezó a acostumbrarse a sus cuidadores humanos, pero estaba solo y probablemente extrañaba mucho a su mamá. Rae le hizo una bolsa especial, fabricada por ella, y allí él se acurrucaba junto a un peluche. 

Todo cambió cuando otros wombats bebés, llamados Marlee y Tulara, llegaron al refugio 🙂 Ellos también perdieron a sus mamás, un carro atropelló a la de Marlee y el impacto la empujó hacia afuera de la bolsa, quedó muy herida. 

No se sabe el paradero de la mama de Tulara, pero ella llegó muy desnutrida al refugio. Los tres han luchado contra los problemas de salud, así como con la ansiedad y el miedo de estar lejos de su mamá. Pero han mejorado mucho, su amistad probablemente tenga mucho que ver en eso. 

Rae explicó lo importante que es para ellos compartir, porque son de la misma especie y así pueden prepararse mucho mejor para re insertarse en su vida salvaje. “Se llevan bien. Burnu y Tulara son muy cercanos, Marlee se pega a ellos como un hermano menor”.

Siempre duermen juntos, se acurrucan y comparten la comida. A Burnu le gusta morderle las orejas a Marlee y Tulara mientras duermen” 

Los wombats llevan varios meses en el refugio, han crecido mucho y ya no caben en una bolsa. Pero aún así se rehúsan a dormir separados. 

¡Se duermen apretados dentro de una sola bolsa solo para no separarse!

Si no están acurrucados, están descansando bajo una sábana o uno encima del otro. 

Los wombats tienen un nuevo terreno para explorar. “Les hemos dado túneles y piezas de madera para masticar y jugar” Tienen todas las comodidades para hacer sus cosas al aire libre. 

Actualmente tienen un año. Cuando celebren su segundo cumpleaños serán liberados para que vivan en su hábitat natural. 

Facebook

Por ahora les queda un período importante de sus vidas dentro del refugio. Parecen estarlo disfrutando mucho… Nos reconforta saber que tendrán la oportunidad de volver a su hogar. 

Comparte esta linda historia con tus amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!