Esta familia mantuvo a dos Staffies en las más terribles condiciones

Michelle Baldwin y su hijo Shaun, de 40 y 21 años respectivamente, fueron enjuiciados en una corte de Cheshire por lo que hicieron. Mantenían a sus perros en terribles condiciones alimenticias e higiénicas. Uno de los animales tuvo que ser sacrificado por los veterinarios de la RSPCA. La familia fue multada por la ley y además les prohibieron tener mascotas en un período de 10 años a partir de ahora. Es bueno que la ley se haya encargado de juzgarlos, pero sigue siendo lamentable lo que les pasó a los inocentes animales.

Las imágenes son perturbadoras, la familia hizo que uno de los perros llegara a morir de hambre, se le veían hasta las costillas al pobre chico. Bruno y Roxy son los nombres de ambos Staffordshire terrier, víctimas de la irresponsabilidad y crueldad de esas personas.

Además de la evidente desnutrición que padecían, el equipo de la RSPCA que los rescató aseguró que vivían en atroces condiciones. Desafortunadamente, a pesar de todos los esfuerzos que hicieron los veterinarios, Bruno tuvo que ser puesto a dormir ya que no resistiría mucho tiempo más con vida…

La inspectora Lisa Lupson fue quien atendió la queja que se hizo en contra de la propiedad de esa familia. “Los perros estaban ambos muy delgados, Bruno en particular. Estaba tan débil que apenas lo llevé al veterinario, sospecharon que habría que ponerlo a dormir“, contó. “Además de estar desnutrido, vivía en condiciones terroríficas“, agregó.

La parte de arriba de la casa era algo atroz, había suciedad en cada esquina y popó de perro en todo el suelo. No era un ambiente sano para que ningún animal o humano viva”, continuó contando la inspectora. “El mensaje queda bastante claro: si decides tener animales tienes que entender sus necesidades y proveerles la vida que se merecen”.

La familia fue declarada culpable con dos cargos imputados; causarle un sufrimiento innecesario a los perros y no darles el ambiente indispensable para que vivan en buenas condiciones. A la mamá le dieron, además, una condena de ocho semanas en prisión. Sus hijos están haciendo trabajo comunitario y allí deberán cumplir las 200 horas. Además, a los tres miembros les hicieron pagar una multa de 114 euros.

RSPCA

Es lamentable que existan personas que estén dispuestas a comprar o tener a un perro en casa para después no darle la atención y el cuidado mínimo indispensable para que al menos se mantenga en forma. Algunos ven a los animales como juguetes, pero todos debemos entender que eso no es así. Ellos son seres vivos que al igual que nosotros tienen necesidades no solo de higiene o alimentación, sino afectivas también. Esperamos de corazón que el otro perrito que se salvó encuentre un hogar en el que lo traten como él se merece.

Comparte esta trágica noticia con todos tus amigos y conocidos para crear conciencia sobre los cuidados que requieren los perros en una familia.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!