Ni ese gran golpe que la dejó paralizada le impidió a esta gatita buscar a sus pequeños hijos…

El amor que se tiene por un hijo es la motivación más grande para hacer lo necesario para cuidarlos y protegerlos. Y ese sentimiento se da en cualquier especie, así como esta gata que ha demostrado que el amor por sus hijos ha superado la barrera del dolor  y ha sido la razón que la ha motivado a encontrar como moverse luego de quedar paralizada a causa de una paliza que recibió de alguien al que solo se le puede llamar monstruo.

Dee Walton, quien es propietaria de Sawyers Gully Animal Rescue, ubicado en Australia, recibió un mensaje en su contestadora de una mujer que le informaba que estaba alimentado a un gato que estimaba era callejero y a unos bebés gatitos que estaban en su patio, también decía que creía que su vecino había matado a la mamá de los pequeños gatos.

Gato paralizado 1

La mujer del mensaje creía que la madre de los pequeños gatos lamentablemente había muerto, pensaba que un vecino había tomado a la gata por la cola y la había lanzado contra un remolque. Pareciera que el único error de esta gata fue entrar en el patio de este ser tan despreciable y quedar atrapada, causando una molestia injustificable.

En el momento que Dee recibió el mensaje, llegó otro grupo de rescate al lugar donde se encontraban los bebés gatos para recogerlos. ¡Solo tenían una semana de edad!

El cuerpo de la madre estaba en el mismo lugar donde fue  lanzada, sucediendo un milagro de amor al día siguiente, esta gata se arrastró hasta llegar al sitio donde había dejado a sus hijos la última vez.

Gato paralizado 3

Se arrastró usando sólo sus patas delanteras, ya que las traseras estaban paralizadas por las lesiones que había sufrido luego de ser brutalmente atacada. Nada impidió a esta madre llegar al lugar donde sabía que había dejado a sus hijos desprotegidos y solos.

Cuando se percataron  que estaba viva de manera inmediata fue trasladada por la organización RSPCA, concediendo su más grande deseo…  estar al lado de sus hijos.

Esta madre extraordinaria, fue llamada Princesa y su propietario original pudo ser ubicado gracias a que ella tenía un microchip, sin embargo el dueño renunció a ella y a sus hijos, dejándolos en RSPCA.

Gato paralizado 2

Por la condición física de Princesa, las probabilidades de que fuera adoptada eran casi nulas, requería un trato y atención especial, fue entonces cuando Dee manifestó su interés en cuidar de ella y de sus bebés y decidió llevárselos.

Felizmente la familia de estos encantadores felinos forman parte de los residentes del refugio de Dee. Princesa tienen los cuidados especiales que requiere, ya que lamentablemente está paralizada de por vida, no puede orinar ni defecar por su cuenta, tiene grandes dificultades para poder tener una vida lo normal, lo más seguro es que Sawyers sea su nuevo hogar para e resto de su vida.

Princesa disfruta mucho de cuidar y criar a sus pequeños bebés, se esfuerza para hacerlo de manera ejemplar, que demostración de amor y compromiso por sus hijos.

Gato paralizado 4

The Dodo

El caso de Princesa fue tomado por las autoridades y luego de lagunas investigaciones, lograron la detención del hombre que la atacó. Están planeando conseguir una silla de ruedas para Princesa, de tal manera que pueda  tener más movilidad y así hacer sus actividades con mayor facilidad, si estas interesado en ayudar con esta noble causa puedes hacer clic aquí.

Dee, manifestó su admiración por Princesa, definitivamente es una luchadora y ejemplo de constancia y de no darse por vencido antes las circunstancias, de aferrarse al amor y no abandonar las ganas de vivir.

Comparte esta historia con tus amigos, los animales nos enseñan aquello que somos capaces de lograr y que muchas veces nos sentimos limitados a hacer. Qué buena que Princesa ahora tiene la vida que se merece.

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!