Como perros y gatos ya no significará lo mismo después de que conozcas esta historia

Tucker es un hermoso Golden Retriever de 7 años de edad que vive en Houston, Texas. Recientemente tuvo que realizarse una cirugía, pero ya se está recuperando muy bien, en gran parte gracias al apoyo de su hermano felino, Sokka.

Tucker y Sokka los amigos

Su padre, conocido en Reddit como Washburnax, tiene a Sokka desde que era un bebé (hace ya dos años) y adoptó a Tucker del centro de adopción “Golden Beginnings Golden Retriever Rescue” un año más tarde. Él no tenía ni idea si se iban a llevar bien, así que le dio a Sokka la oportunidad de interactuar con el perro primero.

“Ambos animales desconocían a la otra especie, así que sabía que podía resultar un reto” cuenta su dueño. “El rescatista de Tucker lo trajo a mi casa y ahí fue cuando la diversión comenzó. Sokka fue muy precavido, moviéndose a paso lento para investigar a su nuevo animal oloroso de cuatro patas”.

Tucker y Sokka en el piso

Después de 10 minutos de escrutineo, el gato decidió que Tucker estaba bien.

“Sokka chocó narices con Tucker y fueron hermanos al instante” nos cuenta.

Tucker y Sokka hermanos al instante

Aun así, tomó un tiempo para que los dos animales se volvieran tan cercanos como son ahora. “Las primeras dos semanas fueron de tocar e irse, y no estaba seguro si ellos se “amarían mutuamente” (como en realidad soñaba)” dice.

De repente, Tucker y Sokka comenzaron a crear lazos fuertes. Un día, por ejemplo, Sokka notó que la cola de Tucker sería muy divertida para jugar, y rápidamente la reclamó como su nuevo juguete favorito. “La mejor parte es que Tucker fue extremadamente tolerante con este comportamiento y lo trataba como su pequeño y ligeramente irritante hermano menor” nos dice su padre adoptivo “Pero nunca perdió la paciencia con él”.

Tucker y Sokka de espaldas.

Pero se volvieron realmente inseparables cuando los animales comenzaron a revisarse mutuamente después de las visitas al veterinario. “Normalmente iban al veterinario separados, así que cuando alguno venía a casa, el otro lo olía cuidadosamente por todas partes, solo chequeando que fuera su mismo hermano peludito” cuenta su padre.

Tucker y Sokka junto en el suelo

Así que naturalmente, cuando Tucker tuvo su cirugía recientemente, Sokka estuvo presente para estar seguro de que todo marchaba bien. A Tucker le quitaron un quiste del tamaño de una bola de golf de su cola. Aunque era benigno, los veterinarios estaban preocupados, ya que si alcanzaba un tamaño muy grande, hubieran tenido que amputarle toda su cola.

Cuando el perro volvió a casa tras el procedimiento, Sokka supo instantáneamente que necesitaba un amigo. Su papá logró tomar una fotografía de Sokka confortando a Tucker y la compartió en Reddit.

Tucker y Sokka reconfortándose

“Un abrazo muy peculiar” Escribió “Nuestro gato conforta a nuestro Golden tras un largo día de cirugía”. Es difícil creer que su padre alguna vez se preguntó si ellos algún día se tolerarían mutuamente. Claramente no tiene de que preocuparse.

Tucker y Sokka amigos inseparables

Reddit

Como él mismo dice “Estos dos realmente se preocupan el uno por el otro ahora”.

¿Crees en el amor entre perros y gatos? Comparte esta historia y demuéstrales a todos que no es imposible =)

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!