Jeta, una osa encadenada en Albania para tomarse selfies recuperó su libertad ¡POR FIN!

Jeta, una oso pardo, tenía un aro que le perforaba la nariz, pero por diversión ni estética, como sucede con los humanos que se colocan aros. Jeta lo tenía porque así podía ser atada a una cadena y llevada por la nariz por las calles de Albania, donde era forzada a trabajar.

Porque esta pobre osa trabajaba todos los días cerca de las playas de Albania, donde los turistas se tomaban fotos con ella, obligada por su dueño, que era el único beneficiado de este trato que el animal no pudo escoger.

Pero por suerte esa tortura terminó para la osa gracias al trabajo que realizó la organización Four Paws International “Muchos turistas querían una selfie con el oso y pagaban por ello”, cuentan en su página de Facebook.

Cuando no era arrastrada por las calles cerca de las playas, la osa era atada con las cadenas al piso en una caja de cemento que estaba en el patio de la casa de su dueño.

El dueño de Jeta la obligaba a trabajar todos los días.

jeta-oso-selfie-01

Los turistas pagan por tomarse una selfie o fotografía con los animales.

jeta-oso-selfie-02

El aro en su nariz permitía que se colocara una cadena para manejarla.

jeta-oso-selfie-05

La osa vivía en una celda de cemento atada a una cadena en el piso.

jeta-oso-selfie-09

Pero Jeta no es la única osa que sufre estos maltratos. Se estima que hay alrededor de 50 osos que viven en las mismas condiciones en Albania y son obligados a arrastrarse por los lugares turísticos.

Este es un video que muestra cómo los osos son obligados a trabajar:

El rescate de Jeta muestra una luz al final del camino y da esperanza para que los demás animales sean salvados como ella, aunque los trámites para su liberación fueron muy difíciles. La organización Four Paws tuvo que trabajar junto al Gobierno de Albania hasta que pudo obtener el permiso para quitarle las cadenas y enviarla a un refugio.

Los rescatistas fueron hasta la casa del dueño de Jeta, donde cortaron las cadenas que la tenían atrapada y removieron el aro de su nariz. “¡Nuestro equipo ha liberado a Jeta de años de agonía!” festejaron en Facebook, “cuando despierte de la anestesia podrá moverse libre sin ser guiada por la cadena”.

Cuando fueron a buscarla se encontraron con la osa atada con cadenas.

jeta-oso-selfie-07

Lo primero que hicieron fue liberarla de las cadenas que la mantenían prisionera.

jeta-oso-selfie-04

Los voluntarios de la organización la sedaron para remover el aro de su nariz.

jeta-oso-selfie-06

Y cortaron las cadenas que la mantenían recluida.

jeta-oso-selfie-08

  Luego fue trasladada al zoológico local hasta que se recupere y pueda viajar al santuario.

jeta-oso-selfie-03

Four Paws Internacional

Lamentablemente los años de reclusión en esa celda de concreto la han dejado con algunos problemas de salud, ya que casi no tiene dientes y tiene un problema en uno de sus ojos.

El futuro de Jeta luce mucho mejor que su pasado, por el momento se recupera en el zoológico local hasta que pueda ser trasladada a un santuario en Kosovo, Prishtina Bear Sanctuary, donde tendrá más de 16 hectáreas de pasto para disfrutar y vivir como nunca pudo. Y sin cadenas.

Si quieres ayudar a que el resto de los osos sean liberados, puedes firmar la petición ingresando en este link y también ayudar con una donación a Four Paws International en este link.

¡Comparte la historia de Jeta para darle más esperanza a los osos encadenados y maltratados de Albania y de todo el mundo!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!