Han rescatado 1500 animales durante 30 años y ahora necesitan a alguien que continúe su labor

Durante 30 años, un refugio se ha dedicado a salvar vidas y hacer del mundo un lugar mejor. Está ubicado en Weeki Wachi, Florida, y se trata de un hermoso pacto de amor y dedicación entre una pareja de recién casados ​.

Se prometieron el uno al otro, y al mundo, que harían una diferencia. Pero la vida les ha dado una serie de golpes aplastantes, y ahora son ellos los que necesitan ayuda para que los animales que han rescatado no se vean afectados.


Durante 27 años, Karen y Ted Koran pusieron sus corazones y almas en la construcción de un santuario de animales. Todo comenzó con una yegua llamada Ruby. Tenía siete años cuando la pareja la rescató, debió haber estado traumatizada pues era en extremo temerosa y tenía desnutrición.

El estrés del tratamiento hicieron que Ruby desarrollara cólicos, y durante tres días apenas podía pararse, tullida por la agonía. Karen y Ted se turnaban para amamantarla, manteniéndola erguida e hidratada, calmando sus miedos. Ruby se recuperó de su enfermedad y, a medida que pasaban las semanas, ganó peso y una nueva confianza. Ella vivió con la pareja durante 23 años. Y fue desde ese primer día de rescate que sabían que era la vocación de sus vidas.

A lo largo de la vida de Ruby, muchos más animales que necesitaban un hogar y una familia para amarlos pasaron a través de las  puertas del santuario “The Critter Place“, un refugio para animales de todo tipo.

Karen y Ted obtuvieron su santuario  registrado y licenciado, y en poco tiempo estaban tomando en cualquier criatura que necesitaba un lugar para quedarse. Muchos fueron maltratados y si no tuvieran The Critter Place, se los habría considerado “inaceptables” y eutanasiados. Algunos de estos animales requerían un cuidado y paciencia muy especiales, y lo recibieron en abundancia.

King era un perro abandonado, como tantos otros, pero la vida en el refugio era tan aterradora que empezó a cerrarse. Ted vio un vídeo de él que estaba encorvado, temblando, con los ojos vidriosos. Había perdido la esperanza. Ted sabía que tenía que rescatarlo y el trabajo comenzó a sanar su espíritu roto. Con mucha paciencia, empatía y amor, King empezó a salir lentamente de su caparazón. Dentro de un mes, él era un perro diferente, y a medida que los años progresaban comenzó a deshacerse más y más de su pasado.


En los 27 años que Karen y Ted trabajaron como un equipo, 1.475 animales han sido rescatados, rehabilitados y amados ferozmente. En 2016 se les otorgó un “Top Rated Non Profit” en el sitio web Great Non Profits. Este fue un logro particularmente agridulce, como tristemente después de una batalla con el cáncer, Karen falleció en 2014.

Desde el fallecimiento de Karen, Ted ha luchado por mantenerlo a flote,, trabajando hasta 16 horas al día, todos los días, para cuidar de los 68 animales que actualmente se encuentran en el santuario.

Él hizo una promesa sincera a su esposa; “los animales estarán siempre seguros y tendrían un hogar”. The Critter Place se convirtió en el legado de Karen, un vivo tributo a su carácter desinteresado, que Ted trabajó incansablemente para mantenerlo.

Sin embargo, no fue una tarea fácil. Con tantas bocas hambrientas para alimentar, tanto trabajo físico, y no suficiente tiempo en el día para hacer frente a todo, Ted comenzó a sufrir los efectos de correr este barco solo.

Sin embargo, continuó, sin quejarse nunca; enfocándose siempre en los animales, asegurándose de obtener el cuidado que necesitan. Desafortunadamente, esto a menudo significaba que las propias necesidades de Ted no se cumplieran.

Ahora frente a su propia batalla con la enfermedad terminal, la importancia de la ayuda y de la compasión por los animales no ha menguado. Los voluntarios son desesperadamente necesarios. Ted se rompió en lágrimas mientras pide ayuda.

“Todo lo que estoy pidiendo es que por una hora o dos los voluntarios ayuden a mantenerlos conmigo. ¡Ellos son mi razón para seguir vivo! Fueron nuestras vidas por 30 años … No debería tener que renunciar a ellos. ¿Por qué la gente no viene a ayudarme? Eso es lo que quiero … ese es mi deseo moribundo. ¿Quién está dispuesto a ayudarme a mantener mi deseo de morir?

One Green Planet / The Critter Place

Cualquier persona mayor de quince años de edad puede solicitar ser voluntario en The Critter Place. Para consultas de voluntariado, por favor comunícate con Ted en la página del santuario. Para donar a The Critter Place, por favor, sigue el enlace.

Comparte esta nota para que más personas ayuden a esta buena causa.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!