La crueldad de su dueña le costó la vida a esta pobre perrita que murió de hambre ¡DESGARRADOR!

Cómo nos cuesta entender que un ser que se dice llamar humano puede permitir que su mascota este en medio de dolor y no hacer nada para evitar ese sufrimiento.

Mientras los felices dueños de perros celebraban el Día Nacional del Perro en el Reino Unido, Sara Loche, de 37 años, enfrentaba cargos por irresponsabilidad, ya que su perrita perdía peso de manera constante y ella no procuró investigar los motivos, dejando que llegara a un estado tan crítico que la llevo a la muerte.

Sara, no estuvo presente durante la audiencia y fue condenada por su ausencia en la Corte de Magistrados de Grimsby.  Ella tendrá prohibido tener mascotas en el futuro y además enfrenta una orden de arresto.

duena-irresponsable-no-se-dio-01

Ella permitió que su mascota Queenie llegara al limite causándole la muerte. El sufrimiento de Queenie era visible al ver el estado de su cuerpo y cualquiera apoyaría la decisión de la corte. Esta noble perrita era de la raza pastor alemán y solo pesaba 7,5 kilogramos, la mitad de su peso normal.

Queenie vivía en la casa de Sara y Richard Loche. Este último, de 46 años, presentaba un largo historial de desatención animal y cumplía también una sentencia de prohibición de tenencia de mascotas durante 10 años,  así como servicio comunitario obligatorio.

duena-irresponsable-no-se-dio-03

Stuart Wainright, quien es inspector de la Sociedad Contra el Abuso Animal comentó que ha visto perritos que lamentablemente han muerto en mejor estado que Queenie. Esta perrita fue llevada de emergencia al veterinario y durante la audiencia Sara dijo que no se había dado cuenta que se estaba muriendo de hambre.

Por favor, ¿a quien pretenden engañar?… Con solo verla se aprecia que el estado de desnutrición era grave. Sara aseguró que la alimentaba varias veces al día y que su peso simplemente era inestable.

duena-irresponsable-no-se-dio-04

Micanino

Stuart reconoce que nunca había visto un perro en esas condiciones tan deplorables. Los resultados de una necropsia arrojaron que no existía una razón que explicara la desnutrición de Queenie, excepto que alguien lo causara de manera intencional. ¡Qué crueldad tan grande!

Según información que se dio a conocer esta pareja tiene a su cargo otro perro que hasta este momento goza de buena salud, se espera que exista una orden judicial para que se lo puedan llevar.

No podemos creer que tengan otra mascota, definitivamente es solo cuestión de tiempo para que este pobre animal entre en un estado de sufrimiento, dolor y muera. Que en paz descanse Queenie.

No dejes de compartir esta nota. No podemos quedarnos callados ante tanta crueldad, levantemos nuestra voz en contra de estas personas que no están capacitadas para atender y cuidar a un ser que siente y necesita amor y cuidado.

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!