¡DESGARRADOR! Abandonaron a su perro en un refugio porque estaba muy gordo y muy viejo

En Zoorprendente te hemos contado de algunos perros que tienen problemas con el peso, especialmente los beagles, famosos por ser glotones imparables. Pues después de Kale Chips que entró al concurso para adelgazar, ahora te vamos a contar de Darwin, otro beagle gordo que estuvo en problemas.

Darwin es un beagle que tiene alrededor de 7 u 8 años que pesa más de 40 kilos. Sus dueños lo abandonaron en el refugio local porque “había engordado mucho” y no lo querían más. Además pensaban que era demasiado viejo.

Darwin tenía sobrepeso y generaba un problema a su salud pero además también era una traba para su adopción

Beagle-gordo-viejo 1

El perro lucía cansado, agotado y parecía que nada lo motivabaBeagle-gordo-viejo 2

El pobre perro quedó al cuidado del personal del refugio Van Nuys, en California, Estados Unidos, durante un mes. Pero si se quedaba más tiempo probablemente habría que ponerlo a dormir, ya que como perro obeso necesita cuidado extra y sería muy difícil que alguien lo adoptara.

Los voluntarios de la organización Karma Rescue, también de Los Angeles, se enteraron del beagle y quisieron hacerse cargo de él. Pero se quedaron sorprendidos por las condiciones psíquicas en las que estaba el perro. Habían visto a muchos perros así, pero nunca a uno que se vea tan abandonada como él.

Nunca antes habían visto un perro que estuviera tan abandonado habiendo vivido en una casa de familia

Beagle-gordo-viejo 3

Karma Rescue tomó el desafío de cuidar a Darwin y mejorar su estado de salud

Beagle-gordo-viejo 4

¡El perrito merecía una segunda oportunidad!Beagle-gordo-viejo 5

“Apenas podía caminar. Su peso era dos veces superior a lo que deben pesar. Darwin podría haber muerto por un ataque de corazón o de otras complicaciones” contó Jason Espiritu de Karma Rescue.

Lo que no podían entender es cómo los dueños de Darwin lo habían tratado tan mal. “Es un perro tan dulce y estuvo descuidado y dejado de lado durante mucho tiempo” se lamenta Jason.  El veterinario que trató a Darwin le diagnosticó problemas de tiroides y le prescribió una medicación para que perdiera peso. Además estaba seguro que los anteriores dueños le habían dado demasiada comida y no lo sacaban a pasear.

Según lo que establece el National Beagle Club de Estados Unidos, los beagles son susceptibles a engordar porque aman la comida y no saben cuándo parar de comer.

Después de pasar algunas semanas en el hospital veterinario Darwin consiguió una casa transitoria, y sus cuidadores, de a poco, comenzaron una rutina de ejercicios diarios.

El beagle comenzó a realizar una rutina de ejercicios para bajar de peso

Beagle-gordo-viejo 6

Su entrenamiento era un desafío porque había muchos aspectos a tener en cuenta que aún no habían descubiertoBeagle-gordo-viejo 7

Pero Darwin tenía otro problema, sufría de extrema ansiedad. Cada vez que su familia adoptiva lo dejaba solo no paraba de ladrar y aullar hasta que volvía. Los vecinos decían que el perro podía ladrar por horas sin parar cuando lo dejaban solo.

Los voluntarios de Karma Rescue no iban a dejar solo a Darwin y decidieron anotarlo en Paws for Life, un programa de entrenamiento de 10 semanas a cargo de los prisioneros de las cárceles de máxima seguridad de California. Este programa fue desarrollado por Karma Rescue y el Departamento de Correccionales y Rehabilitación del Estado de California.

De esta forma Darwin iba a verse beneficiado, así como un preso en rehabilitación se beneficiaría de la compañía del perro.

Paws for life fe dio una nueva perspectiva al tratamiento de Darwin.

Beagle-gordo-viejo 8

El entrenamiento no era sólo para bajar de peso, sino también para inculcarle nuevos hábitos.Beagle-gordo-viejo 9

Los reclusos trabajaron para bajar la ansiedad de Darwin, además de enseñarle cómo obedecer a simples consignasBeagle-gordo-viejo 10

En esas 10 semanas Darwin aprendió a obedecer los comandos básicos como “sit,” “stay,” “wait” y “walk” pero, sobre todo, en su problema de ansiedad y de peso. El beagle perdió 11 kilos y es un perro más social y tratable.

Ahora Darwin es otro perro, tanto a nivel físico como mental. “No sufre más de ansiedad por separación porque los entrenadores trabajaron con él también ese aspecto” contó Jason contento.

El beagle, que pesaba 40 kilos y no podía moverse, ahora es un perro atlético y juguetón

Beagle-gordo-viejo 11

Su interacción con las personas también mejoróBeagle-gordo-viejo 13

Ahora puede jugar, correr y seguir los pedidos de quien esté con élBeagle-gordo-viejo 12

Karma Rescue

“Además pasó de apenas caminar algunos pasos a correr y jugar, incluso saltar a buscar pelotitas de tenis en la cancha! Darwin estaba a pasos de morir sin el cuidado y el amor que recibió de Karma Rescue y de Paws for Life inmates”.

Mientras Darwin espera por su familia definitiva, disfruta de la vida en su casa adoptiva con sus hermanos y hermanas perros.  Para saber cómo hacer para adoptar a Darwin, contacta a Karma Rescue, además puedes colaborar con las organizaciones y el programa donando en este link.

¡Comparte la historia de Darwin, nos consuela saber que ha tenido un final feliz!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!