Lo que hizo este burrito por ella es grandioso, habló por primera vez para decirle que lo amaba

Cuando los equipos de rescate encontraron Shoky el burro, estaba tumbado en un campo en una granja en Irlanda con una cuerda atada fuertemente alrededor de su cuello. Su piel estaba cubierta de lesiones y llagas de estar atado, y su propietario le vertió la lejía sobre sus heridas pensando que esto le ayudaría.

Ese momento fue el comienzo de una nueva vida para Shoky, que no solo logró conseguir la ayuda que necesitaba, si no que encontró una forma de ser útil para otros de manera sana.

Shoky consiguió un nuevo hogar lleno de amor en The Donkey Sanctuary en Birmingham, Inglaterra, donde muchos de los animales son rescatados de la negligencia y el abuso y pasan a convertirse en burros de terapia.

En 2013, Shoky se reunió por primera vez con Amber, que tenía 2 años y era muda. Cuando Ámbar y su gemela nacieron prematuramente, Amber no podía respirar. Necesitaba una cirugía para salvar su vida.

Los médicos tuvieron que realizar en Amber una traqueotomía de emergencia, esta cirugía consiste en poner un tubo en el cuello para dejar entrar el aire, esto le salvó la vida pero le cortó el flujo de aire en sus cuerdas vocales, lo que ocasionó que Amber quedara muda.

Amber también tiene parálisis cerebral, esto hace que sea difícil para ella a crecer y moverse.

“Un amigo nos mencionó The Donkey Sanctuary a Tracy y nos dijo que los burros pueden dar terapia a niños con necesidades especiales, así que decidimos probarlo.”dijo Julian Austwick, el padre de Amber.

Era la primera vez que Amber conocía a un animal de terapia y al mismo tiempo, Amber fue el primer paciente de Shoky. Cuando se reunieron, la conexión fue instantánea.

“Fue bastante impresionante ver que tenían un vínculo entre sí”, dijo Austwick. “Shoky bajaba la cabeza hacia ella y le permitía mantenerse alrededor de su cuello. Por un momento fue aterrador para nosotros, como padres, Shoky era tan grande en comparación con Amber, pero que en realidad era inofensivo!”

Shoky apoyó a que Amber fuera más activa, lo que le ayudó a fortalecerse. Incluso aprendió a montar el burro.

¡Juntos eran el mejor equipo!

Conocer a este burrito fue una de las mejores cosas que le pudo suceder a esta familia

La labor que hacía el burro por Amber era algo extraordinario

Cuando Amber cumplió 3 años ya era lo suficientemente mayor para otra cirugía, que pudiera hacer posible que ella volviera a hablar, pero se necesitaría práctica.

Ella todavía no había dicho una palabra cuando fue a visitar Shoky un día en noviembre de 2013. Primero decidió tomar un paseo con él y justo cuando se preparaba para dejar el santuario y volver a casa, abrazó al burro y le dijo: “Te amo, Shocky “.

“Estábamos encantados”, recuerda Austwick. “Fue un momento de orgullo y por supuesto sentimos un alivio enorme al saber que ella podía hablar”.

Ahora Amber va a la escuela y crecer fuerte, pero ella todavía visita a su mejor amigo Shoky. “Ella va en la arena con él a abrazarlo, lo guía alrededor de la arena y le encanta”, dijo Austwick. “Ellos valoran su tiempo juntos y todavía aman a sus mimos”.

Esta es una hermosa demostración de la nobleza y solidaridad de los animales

Ambos se conocieron durante una época difícil, pero el uno ayudó al otro a recuperarse y ahora el futuro parece brillante para los dos.

Su conexión ha sido una inspiración para muchos, incluyendo a los padres de Amber. Estaban tan conmovidos por lo que Shoky hizo por su hija, que incluso escribieron un libro sobre él.

Los padres de Amber han decidido compartir su historia con todos

Los seres humanos podemos llegar a tener conexiones realmente con los animales y ellos son capaces de ayudarnos de muchas maneras, de brindar amor incondicional y protegernos en los peores momentos.

Comparte esta nota tan emotiva y esperemos que todos conozcan la grandiosa labor de los animales.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!