Parece una imagen bonita pero esconde una terrible verdad acerca de los manatíes

Michael Patrick O’Neill realizaba unas fotografía en Florida cuando él y su hermano Joe se encontraron con un manatí que estaba terriblemente golpeado. Esto lo indignó tanto que deseó hacer públicas sus fotos acompañadas de un gran mensaje.

En esta imagen, mi hermano Joe está viendo un manatí de Florida que ha sido golpeado con fuerza por una hélice de un barco. Lamentablemente, la mayoría de los manatíes adultos ahora tienen esas cicatrices de colisiones en el barco. Estos desafortunados encuentros, junto con fuertes frentes fríos y mareas rojas, han afectado a un enorme número de habitantes de la población de manatí en los últimos años”.

“Mi objetivo como fotógrafo es crear imágenes que entretengan, inspiren y eduquen. A todos nos gustan las fotos bonitas, pero a veces lo más importante no es tan bonito.”

Las lesiones de este manatí salvaje parecían ser superficiales, según O’Neill, y el manatí parecía vivir una vida relativamente normal.

Pero otros manatíes no son tan afortunados. Estos animales de movimiento lento son frecuentemente golpeados por los barcos, que pueden conducir a heridas profundas, daños internos e incluso la muerte.

“Los manatíes son de los más tranquilos y grandes animales acuáticos, son elegantes, pero dentro de esta cualidad está su mayor debilidad y es que no se mueven rápido,” dijo Jenna Golden, coordinadora de la ciencia y la divulgación de Save the Manatee Club.

Solo en 2016, 104 manatíes murieron de ataques de barcos en Florida, que es el número más alto jamás registrado.

Los barcos están matando a más manatíes más de lo estimado. “Siempre hay un gran número de muertes desconocidas, y es probable que muchas de ellas estén también relacionadas con los golpes de las embarcaciones”, dijo Jenna.

Es especialmente trágico cuando un barco mata a una madre manatí con sus bebés aún dependientes de ellas. “Si la madre es golpeada, y muere, es evidente que habrá un manatí bebé huerfano y sus posibilidades de sobrevivir son escasas.De modo que si un manatí es rescatado en respuesta a un golpe por un barco, y tiene un bebé dependiendo de ella,  entonces se rescatan a ambos”.

Algunos manatíes que sobreviven después de ser golpeados por los barcos han llegado a ser rescatados y rehabilitados con éxito. Otros simplemente han aprendido a vivir con sus lesiones.

Se estima que el 90 por ciento de los manatíes de Florida llevan cicatrices de choques con embarcaciones.

Pero no se trata sólo barcos que ponen en peligro la vida de las familias de manatíes. En los últimos años, la proliferación de algas (también conocidos como “mareas rojas”), causada por el escurrimiento de nutrientes de las plantas de la agricultura y tratamiento de agua, han creado crecimiento de algas fuera de control que matan a las algas marinas que los manatíes comen.

Por lo cual los manatíes tienden a comer algas rojas, pero esto es mortal porque contiene una gran cantidad de toxinas. A pesar de todas estas presiones sobre la especie, el gobierno de Estados Unidos recientemente ha retirado a los manatíes de Florida de la lista de especies en peligro de extinción, ahora la especie es meramente clasificada como “amenazada”.

Esta exclusión tiene mucho que ver con el crecimiento de la especie en la población. En la actualidad hay 6.620 manatíes de Florida, de acuerdo a la Florida Fish and Wildlife Conservation Commission.

Aunque esto puede parecer una buena noticia, Janne no cree que esta exclusión sea del todo cierta, sobre todo porque el año pasado vio un número récord de muertes de manatíes.

“La gente está celebrando, porque claro, suena como una buena cosa, ¿verdad?” dijo Golden. “Los manatíes ya no están en peligro de extinción. Pero, por desgracia, hay mucho más detrás, de lo cual las personas no son conscientes.”

Los manatíes todavía se enfrentan a una serie de amenazas, incluyendo un número cada vez mayor de navegantes, y necesitan tanta protección como se puede conseguir. Una forma de ayudar es firmar esta petición para que sea atendida su situación en peligro.

“Todo se reduce a la educación y el conocimiento”, dijo Golden. “Tenemos que entender que los manatíes todavía se enfrentan a estos problemas, y ser responsables en términos de nuestras acciones diarias. Los océanos están todos conectados, y tenemos que mantener un buen lugar, saludable.”

Save the manatee / Michael Patrick O’Neill

Es espantosa la manera en que están muriendo estos manatíes; además, aquellos que logran sobrevivir, tienen que soportar las constantes heridas sobre su cuerpo constantemente.

Comparte esta nota para que más personas sepan que los manatíes necesitan de nuestra ayuda.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!