Un hombre accidentalmente cortó su pata, pero las ganas de vivir de este mapache lograron que…

Es cierto que las tragedias pasan cuando menos se esperan, pero también es verdad que siempre hay que tratar de ver las cosas positivamente sin importar lo duras o difíciles que parezcan.

Hace algunos meses, un hombre estaba talando un árbol con una motosierra cuando se dio cuenta de que accidentalmente había cortado un nido de mapaches bebés. Tres de los bebés resultaron ilesos, pero desgraciadamente uno perdió la vida. El quinto mapache resultó gravemente herido, una de sus patas delanteras fue dañada y tres dedos mutilados. Los bebés eran tan jóvenes que ni siquiera habían abierto sus ojos, por lo que el hombre sabía que no podrían sobrevivir por sí mismos.

Sin pensar que el pequeño mapache herido tuviera muchas posibilidades, el hombre llamó al control de animales en busca de ayuda 🙁


El oficial a cargo de la situación llevó a los cuatro bebés al Santuario de vida silvestre Antler Ridge, un centro de rehabilitación en el Condado de Warren, Nueva Jersey. Kelly Simonetti, la directora del santuario, y su equipo de voluntarios limpiaron al mapache bebé, quien resultó ser una hembra, y cosieron una gran herida que iba desde su hombro hasta la muñeca.

También vendaron su patita destrozada y le administraron antibióticos. La mapachita fue una paciente modelo y no se quejó de nada.

Inspirados por el espíritu de lucha de la pequeña criatura, la nombraron Patience (paciencia en español)


Kelly y su equipo esperaban que Patience sobreviviera, pero no estaban seguros de si sería capaz de regresar a su hábitat natural. Su pata delantera herida tendría que estar completamente funcional para ser capaz de agarrar y manipular objetos. Pero la traviesa Patience no hizo el trabajo de los voluntarios nada fácil, y se quitó varias veces el vendaje, por lo que tuvieron que hacerlo de nuevo varias veces al día.

El espíritu revoltoso de la mapache los impulsó a dejar de llamarla Patience, y la nombraron Two Toes (dos dedos en español) 😉

A Two Toes también le gustaba luchar con sus hermanos, tocando tantos objetos como pudiera en el centro de rehabilitación


Pero la pregunta seguía en el aire, ¿podría Two Toes ser puesta en libertad con sus hermanos?

El equipo evaluó la situación y al darse cuenta de que Two Toes podía caminar normalmente y agarrar su botella de leche con la pata lesionada, sus esperanzas incrementaron 🙂

Y fue entonces que Two Toes logró lo que pensaban era imposible: utilizó su patita lastimada para trepar un árbol 


“¡Estábamos eufóricos! Ahora sólo necesitaba crecer, y sería enviada de nuevo a su hábitat natural junto con sus hermanos”.
Tres meses más tarde, Two Toes y sus hermanos fueron puestos en libertad. Los voluntarios abrieron la caja, y los cuatro mapaches regresaron a su hogar llenos de felicidad. Según Kelly, Two Toes olió una flor silvestre de color púrpura antes de desaparecer en el bosque con sus hermanos.

“Estamos muy orgullosos de nuestros pequeños mapaches, y orgullosos de nuestros voluntarios que trabajaron sin descanso para cuidar a nuestra bebé herida, el éxito de Two Toes fue el éxito de todos” 😀

The Dodo

¡Qué admirable trabajo! No cabe duda que la vida se los recompensará, ahora Two Toes y sus hermanitos podrán continuar con sus vidas y ser felices en su verdadero hogar. Te dejamos con el adorable video de Two Toes trepando como las grandes:

¡Qué hermosa historia con final feliz, no olvides compartirla con todos tus amigos y recordarles enfrentar las adversidades con la valentía de Two Toes! 😉

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!