Una mujer en la India amamanta a su monito considerándolo un hijo más

En Chandrapur, una población ubicada a 65 kms de Tripura, vive Namita Gosh junto a su esposo, un leñador de la zona y sus dos hijas.  Ellos logran con mucho esfuerzo y horas de trabajo juntar cerca de 6.000 rupias, entre los dos: esto equivale a un poco menos de 100 dólares cada mes.  Son una familia de bajos recursos, pero esto no les impidió traer un miembro más a casa; después de una fuerte tormenta en la que casi muere, llevaron un pequeño monito hasta su hogar para salvar su vida.

Desde ese entonces Namita adoptó a Buru como si fuera un hijo, incluso amamantándolo, ya que cuando llegó a casa estaba muy enfermo y necesitaba cuidados maternos.

En las familias de la India un hijo varón es muy importante y Namita no tuvo la suerte de tener uno, ella siente mucho afecto por sus dos hijas pero Buru llenó ese vacío que sentía.  Sin embargo, esto ha generado una serie de reacciones que ha llamado la atención de muchas personas, en la India es común que las familias tengan mascotas incluso en los sectores más pobres pero que lo traten como un hijo es un poco extraño.

“Él no es una mascota, él es mi hijo, así que por favor concédale el derecho”, al referirse a él, dijo Namita a un fotógrafo interesado por la historia de Buru.

También, le preguntó sobre el largo período por el cual lo ha amamantado y ella respondió que lo seguiría haciendo durante el tiempo que Buru lo desee, y que también lo alimenta eventualmente con leche de vaca, un lujo que no pueden tener sus hijas pero que al tratarse de su hijo varón es beneficio que merece.

Los vecinos se extrañan por la actitud de Namita: “Nosotros tenemos mascotas, pero tratarlo como un hijo no es algo normal”, dijo Subal Paul, un vecino, al igual que Ramesh Sil, quien asegura que ella exagera su afecto.

Por su parte, Meena Das, un pariente dice:  “ese mono está demasiado mimado, debería ponerle las cadenas”. Muchas personas se quejan de que Buru se roba constantemente las cosechas de plátano y que Namita debería controlarlo un poco.

BBCNews /NTD

Enlace patrocinado

Namita ignora todos los comentarios negativos sobre “su hijo varón” y asegura que nada, ni nadie la convencería de tratarlo como si fuera una mascota. Es impresionante lo que el deseo de ciertas personas por llenar un vacío puede crear.  Si bien no se sabe qué tan sano sea esto para Namita y su familia, debido a sus costumbres y culturas, se sabe que Buru nunca tendrá que enfrentarse a los maltratos humanos, ni a una vida difícil, pues ella siempre cuidará de él.

Comparte esta peculiar pero tierna historia y leamos juntos las opiniones de diferentes personas sobre esto.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!