Los niños se escondieron para jugar con su perro y lo que él hizo los dejó muertos de risa

Los perros pueden ser muy divertidos, se comportan como pequeños niños traviesos e inocentes que están descubriendo el mundo, por eso cuando descubren un nuevo juego pueden estar tan felices que llegan a un estado de euforia que nos hacen reír a carcajadas.  Son como trompos o pelotas que giran y saltan de un lado a otro, pero ¿qué pasa cuando combinas eso con un día de piscina y niños que también están dispuestos a divertirse?

El resultado puede ser una increíble tarde llena de risas incontrolables que pueden contagiar hasta al adulto más serio.

Como ocurrió con esta familia, donde diseñaron un divertido juego para que su perrito tuviera una tarde muy feliz, ¿Qué necesitaron? Una piscina inflable, dos niños, muchas risas y por supuesto la infaltable cámara de video.

Los niños se escondieron debajo de una piscina inflable, que su madre preparó para el juego, y enseguida le piden a su perro que los busque.

Como si se tratara de una misión de rescate, el perrito salió de la casa muy entusiasmado para buscar a sus pequeños amiguitos, al principio corrió y se detuvo un poco confundido frente a la enigmática piscina que emitía risas, pero pronto entendió de qué se trataba todo.

Mientras su madre lo animaba, él le dio la vuelta a la piscina hasta que consiguió un punto débil, metió su hocico y en cuestión de segundos también se encontraba debajo de la piscina junto a los niños.

Pero todo se salió de control cuando él comenzó a correr dejando a los niños fuera y convirtiéndose en una piscina andante por todo el patio de la casa.  Chocó contra un árbol y luego retrocedió, estoy segura que si un vecino miraba la escena pensaría que se trataba de un buen truco de magia.

Enlace patrocinado

A esas alturas era imposible contener la risa y los niños corrían detrás de él para recuperar su piscina

Finalmente se detuvo y los niños saltaron sobre la piscina animada logrando que el ocurrente perrito saliera de ella con el impulso, pero su cara de felicidad y sus deseos de seguir corriendo demostraban lo mucho que le había gustado el juego familiar.

PawnMyGosh / RelayHero

Definitivamente, una mascota es sinónimo de alegría para un hogar, y estoy segura de que este perrito le da muchos momentos de felicidad a esta familia junto a los niños que también saben perfectamente cómo divertirse.

No olvides compartir esta divertida historia para regalarle momentos de risas a tus amigos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!