No entendían por qué tras ser adoptado volvía al refugio, hasta que descubrieron su don especial

La primera vez que Gumby fue llevado al refugio de animales Charleston Animal Society (CAS) fue en el 2014, estaba bajo de peso pero no tenía nada grave. Es una mezcla de sabueso, suponen que fue alguien lo adoptó para la cacería y luego fue abandonado.

Con 4 años, en el refugio mostró una actitud muy agradable y no tardó en ser adoptado, sin embargo su primera adopción solo duró 3 días; la segunda adopción duró 6 días. Todos pensaron que la tercera sería la vencida, pero no fue así.

A pesar de que ese tercer adoptante puso todo su empeño para comprender a Gumby, este escapó de casa 4 veces para regresar al refugio CAS. En una ocasión lo llevó un buen samaritano, en una segunda ocasión fue control de animales y las otras dos fue el mismo propietario.

Él estaba muy preocupado por sus continuos escapes, ya había roto una puerta, eso significaba que nada podría detenerle y lo peor es que con cada escapada se exponía a sufrir algún accidente.

A partir de entonces cada hogar que tuvo Gumby fue una historia similar, siempre regresaba al refugio de alguna u otra manera. En una ocasión fue encontrado en el condado de Berkeley, a 30 kilómetros de Charleston.

Lo adoptantes terminaban regresándolo al refugio una y otra vez al ver que el perro siempre intentaba regresar a ese sitio, sin importar qué tan dulces fueran con él.

El personal del refugió notó que todas las ocasiones que había logrado regresar al refugio, no intentó escaparse una sola vez, en realidad él estaba muy bien en el refugio porque podía estar con otros animales.

Entonces el personal del refugio decidió que se quedarían con él de manera definitiva. Poco a poco se dieron cuenta del gran don que posee Gumby, pues es capaz de comprender las emociones de otros perros y tranquilizarlos.

Ellos notaban que los perros que recién llegaban al refugio estaban asustadizos o inquietos pero una vez que Gumby se acercaba a ellos, estos parecían seguirlo a todos lados y se calmaban de inmediato.

Pero no fue lo único impresionante que descubrieron, tiempo después Gumby fue donador de sangre para otros animales y tras estudios realizados los médicos notaron que su sangre tenía propiedades curativas para una enfermedad ocular que padecen algunos gatitos.

Cada dos semanas se extrae de sus sangre las células blancas para que sea administrada en los gatitos que tienen infecciones oculares. Los gatitos han presentado muchas mejorías desde entonces, ¡Se curan más rápido!

No había cerradura, puerta ni nada que impidiera a Gumby escaparse de sus hogares, hubo quien llegó a decir que se trataba del perro Houdini, pero desde que está en el refugio no ha vuelto a escaparse y se ha convertido en un asistente para los veterinarios.

Parece que él sabía que su lugar estaba en el refugio para poder ayudar a otros animales, perros o gatos. Era considerado un perro testarudo y difícil, pero en realidad se trataba de un perro con una alma maravillosa que solo deseaba poder ayudar a otros.

Llegó como un vagabundo a ese refugio, nadie sabe realmente de dónde salió pero ha resultado ser como un ángel para el resto de animales, no un perro complicado como muchos creían.

Comparte esta historia tan emotiva, a veces los animales son angelitos enviados para ayudar a otros, y deben ser reconocidos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!