Nosey, un elefante enfermo obligado a trabajar en un circo necesita nuestra ayuda ¡YA BASTA!

Es muy triste y hasta vergonzoso saber que existen seres humanos indolentes al sufrimiento de un animal y peor aun cuando son testigos de ese dolor y lejos de actuar en favor de aliviarlo, lo ignoran.

Lamentablemente es lo que le sucede a este elefante llamado Nosey. Es un elefante que trabaja en un circo y teniendo una enfermedad en las articulaciones degenerativa. De la manera más despiadada su dueño no quiere darle de baja y lo obliga a seguir con sus intervenciones en el mundo del mal llamado espectáculo. ¡Qué crueldad!

elefante-de-circo-1

En medio de esta injusticia, tenemos una noticia que nos alienta un poco en función de un mayor control sobre estas acciones que están llenas de crueldad. El senador Raymond J. Lesniak, quien ha ejercido presión en New Jersey para realizar una nueva ley que prohíba los actos de los elefantes en los circos, ha propuesto que esta la ley  reciba el nombre de Nosey en su honor!

El senador Raymond comenta que esta acción ha representado un nuevo impulso a los esfuerzos orientados a proteger a los elefantes. Se espera que otras regiones sean inspiradas para seguir este gran ejemplo.

elefante-de-circo-3

Con tan sólo 2 años de edad Nosey fue arrancado del cuidado y protección de su madre a principio de 1980. Fue enviado desde África a los Estados Unidos y desde entonces ha estado siempre trabajando en las actividades del circo.

elefante-de-circo-4

Actualmente con más de 30 años de edad sufre una enfermedad degenerativa de las articulaciones, junto con otros problemas de salud. Sin embargo, su propietario, Hugo Tommy Liebel no permite que se retire, es más cuando no está actuando en los espectáculos que le tienen asignado lo alquila para que de alguna manera le genere ingresos extras.

El circo de la familia Liebel ha acumulado muchas violaciones en el bienestar animal durante los últimos años.

El senador Raymond comenta que este elefante vive en una tortura interminable, ha soportado un gran dolor y un constante sufrimiento durante al menos una década de su vida. Este pobre animal entró en el centro de atención durante el verano pasado después de que fue visto cojeando mientras llevaba sobre su espalda a varias personas. 

elefante-de-circo-2

A mediados del mes de septiembre la denominada “Ley de Nosey” estaba destinada a pasar por la aprobación del comité del senado, Nueva Jersey sería el primer estado en el país en prohibir en su totalidad los actos de los elefantes en los circos. Sin lugar a duda esto sería un gran paso hacia adelante en la defensa integra de estos animales.

Esta ley representa uno de los movimientos más grandes que, como un grupo unificado de abogados se está realizando para cambiar el panorama de la explotación de los elefantes de circo en los Estados Unidos. El Senador Raymond finalmente expuso el sufrimiento de Nosey en el centro de atención para ayudar a los elefantes. ¡Ahora esta ley sólo tiene que ser aprobada!

elefante-de-circo-5

The Dodo

Si quieres ayudar puedes  colocar tu nombre en dos listas, si haces clic aquí puedes añadir tu nombre en la petición para que esta ley se haga realidad, y si haces clic aquí participas en la petición para que este ejemplar elefante sea trasladado a una refugio para que tenga una vida digna, recibiendo atención médica oportuna y adecuada para que el resto de sus días sean dignos de una vida tranquila y feliz.

Esta ley no es solo para Nosey es para docenas de elefantes que llevan una vida de diario sufrimiento bajo la industria del entretenimiento.

Comparte esta historia, invita a tus amigos a participar en esta lucha por la defensa de los elefantes que trabajan en los circos, ayudemos a informar sobre las acciones que se están haciendo y la importancia de nuestra participación.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!