Fue abandonada por su dueño sin corazón y nunca se movió de allí… hasta que algo sucedió

Esta perrita fue abandonada en el estacionamiento de un centro comercial en Memphis, Tennessee. Parece que su dueño simplemente la dejó allí y se fue para no volver nunca más.

El personal de una tienda comentó que la veía todos los días sola llorando en el estacionamiento. Ella jamás se apartó de ahí y miraba en las ventanas de los autos por si aparecía su dueño, ¡qué tristeza!

perro-abandonado1

El desalmado dueño nunca pensó en lo mucho que su perrita lo quería y en su lealtad infinita. Ella esperaba con la confianza de volverlo a ver, sin saber que había sido abandonada para siempre.

Así transcurrieron nueve días, en los que gemía llorando en aquel lugar, hasta que Mary Murphy, una voluntaria de Arrow Dog Rescue no dudó en ayudarla. Pasó unos días visitando ese estacionamiento. Llevaba una silla, un libro, a veces su perro, y se sentaba al lado de ella, ganando su confianza. Hasta que con un poco de ayuda de otro voluntario pudo deslizar un collar en su cuello.

perro-abandonado2

Así la trasladó al centro de rescate donde la encargada comentó que “realmente parecía estar en muy buenas condiciones, parece que alguien le quitó el collar y simplemente la abandonó allí”.

Ese mismo día ya tenía un nombre: Samanta. Ahora está bajo los cuidados de esta organización que le regaló una nueva vida, en busca de un hogar definitivo donde viva con amor para siempre.

perro-abandonado3

The Dodo

Es demasiado triste pensar que todos los días se repiten historias como esta, pero nos consuela saber que hay héroes trabajando para salvar la vida de animales como Samanta que sufren una situación de soledad y tristeza, con la incertidumbre de no saber si volverá con su familia.

Recuerda que adoptar un perro es un compromiso para toda la vida. ¡COMPÁRTELO!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!