Después de pasar toda su vida sufriendo en una jaula, algo inesperado sucedió…¡Grandioso!

La vida de Liszka fue muy sombría y solitaria, esta perrita vivía en una verdadera prisión. Sin espacio para moverse, tan sólo podía ver por las rendijas de la angosta jaula donde su antiguo dueño la mantenía ¡Pero Lizka, finalmente es libre y tiene muchas razones para ser feliz! 😀

Liszka fue rescatada a principios de este mes por OTOZ Animals

liszka-1

En el momento en que fue liberada, su cuerpo estaba tan débil que no podía enderezarse, simplemente se había dado por vencida, pareciera que sólo esperaba la hora de su muerte 🙁

liszka-2

Ella ha recibido masajes para relajar sus músculos y pueda moverse normalmente

liszka-3

También ha logrado acercarse sin temor a las personas 🙂

liszka-4

Aún hay trabajo por hacer antes de que Liszka se recupere por completo de su triste pasado 

liszka-5

Pero por ahora ya tiene un hogar dónde es amada y comprendida

liszka-6

¡Muy pronto será inmensamente feliz!

liszka-7

Sólo es cuestión de tiempo…

liszka-8

Thedodo/Facebook

Según la OTOZ Animals, el expropietario de Liszka es un abusador conocido  y lo que le hizo ya ha sido reportado a las autoridades. Haz click aquí para saber qué hacer en caso de sospechar que alguien está abusando de un animal.

¡Los animales no deben pasar su vida tras las rejas! Comparte la historia de Liszka con todos tus amigos

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!