¡Es un caso asombroso! Perrita rescatada en basurero se recuperó y está en busca de un hogar

El pasado mes de abril, gracias a la alerta de un vecino los voluntarios de NJ Ald For Animals se presentaron en un basurero en la ciudad de Camden, Estados Unidos para rescatar una perrita que tenía crónicas afecciones, heridas abiertas, e incluso una de sus orejas practicamente la había perdido.

sweet6

Se presume que además de vivir en situación de abandono, fue utilizada en esas peleas de perros producidas por propietarios que de forma absurda buscan promover la agresividad en sus mascotas.

sweet5

El equipo de rescate se encargó de velar por su salud, y fue así como Sweet Pea, como la llamaron, poco a poco logró recuperarse en el Hospital de Animales Mount Laurel, donde recibió todas las atenciones necesarias. Fueron ocho semanas de dolor, sus heridas no fueron suturadas, debían cicatrizar desde dentro hacia fuera con la aplicación de un medicamento diario y el cambio de sus vendas para impedir infecciones.

sweet3

sweet2

sweet1

Es gratificante saber que todos los esfuerzos han valido la pena porque hoy está completamente a salvo y recuperada. La fotógrafa de animales Valerie Bruder capturó hermosas fotografías de Sweet. Puedes visitar su página web aquí.

sweet4

perro-maltratado4

sweet8

Ahora Sweet está en busca de un hogar donde permanecer por siempre en el calor de una familia, con todo el cariño que merece. Para más información sobre la adopción puedes hacer clic aquí.

perro-maltratado2

njafa.org

Es muy lamentable que sucedan estos hechos de maltrato tan cruel, pero lo más importante es que Sweet tuvo un final feliz y estará mejor en un hogar tan dulce como ella, y el sufrimiento será solo un mal recuerdo.

¡Un caso tan inspirador como este, merece ser compartido. Dale clic y que tus amigos conozcan a esta sobreviviente!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!