Perro rescatado se obsesiona con tener el amor de un gato ¡Conoce la historia de Pippy y Pooh!

Todos sabemos cómo se siente cuando alguien nos gusta mucho, pero por alguna razón ese alguien no corresponde a nuestros sentimientos. Esta perrita rescatada llamada Pippy, también conoce muy bien esa sensación. 

perro-amor-gato1

El objeto de su afecto es un gato llamado Pooh, que vive con la hermana de su dueña. Pippy hace de todo para que el gato la corresponda, se frota contra su nariz y le ladra… Pero durante mucho tiempo la ignoró. 

perro-amor-gato2

Antes de que se conocieran, Pippy era un cachorro incómodo de patas cortas y cuerpo muy largo. Nadie sabía dónde nació, pero tanto ella como sus dos hermanas fueron encontradas en un refugio de West Virginia.

perro-amor-gato3

Las hubiesen matado si no hubieran llegado de Homeward Trails a salvarlas, esta organización se interpuso ante la injusticia y se las llevó. 

perro-amor-gato4

Danielle Skinner conoció a Pippy en un evento de adopciones. “Uno de los voluntarios, Giovanni, me dijo: tienes que ver a mi perro adoptivo, te vas a enamorar”, contó.

perro-amor-gato5

“Me llevó hasta Pippy y me dijo que la tomara en brazos, era muy pesada para tener 5 meses. Mientras la sostenía alguien desde un carro me dijo: te vas a quedar con ella”. 

perro-amor-gato6

Y así fue: Danielle se quedó con Pippy, se la llevó a casa y ahora parece disfrutar mucho su vida, aunque lucha con problemas de ansiedad. Primero le ladraba a otros perros y se sentía incómoda frente a los extraños. 

perro-amor-gato7

Luego, en una visita a Pennsylvania Pippy conoció a Pooh, el amor de su vida. El primer encuentro no estuvo tan bien. “Mantuve a Pippy a la vista mientras Stephanie sostenía a Pooh”, contó Danielle.

perro-amor-gato8

Pooh estaba aterrorizado porque el perro saltaba y le ladraba. Salta muy alto para ser un baste hound mestizo con patas cortas”. 

perro-amor-gato9

Cuando Pippy se dio cuenta de que no dio una primera buena impresión, intentó otra táctica: acostarse en el suelo frente a Pooh, quejándose y mirándolo fijamente

perro-amor-gato10

Eso funcionó un poco mejor, pero Pippy rápidamente se olvidó del auto-control y empezó a perseguir a Pooh. “Solo al saber que Pooh estaba en casa, Pippy perdía el control”, dijo Danielle.

perro-amor-gato11

Siempre perseguía a Pooh y esperaba en la puerta cuando estaba en otro cuarto. Si entraba, corría a su encuentro, pasando por los muebles y chocando con todo”. 

perro-amor-gato12

Pippy y Danielle regresaron a Virginia, pero siempre van de visita y a veces Pippy pasa temporadas en casa de Stephanie porque su mamá trabaja en varias ciudades… Ese arreglo no le va nada mal 😛

perro-amor-gato13

“El lugar seguro para Pooh es el sótano y solemos dejar la puerta cerrada para que Pippy no lo fastidie”, dijo Danielle. “Si accidentalmente la dejamos abierta, está garantizado que Pippy estará allí acosando a Pooh. Le gusta saber dónde está y qué está haciendo todo el tiempo”. 

perro-amor-gato18

¡Hasta que finalmente un día todo cambió! Los encontraron en la sala, acostados en el suelo mirándose el uno al otro. Pooh se puso boca arriba, esa es una señal de que se siente cómoda con lo que hay a su alrededor. Sen notaba que Pippy no sabía qué hacer y no quería reaccionar bruscamente para no arruinar el momento. 

perro-amor-gato14

Ahora cada vez que Pippy va a Pennsylvania, Pooh accede a compartir con ella. 

perro-amor-gato15

Incluso parece disfrutarlo… 

perro-amor-gato16

Facebook

Nos alegra mucho que Pippy haya logrado su cometido y esperamos que siga así, ¿quieres saber más de la vida de estos simpáticos animales? Puedes seguirlos en Instagram, tanto a Pooh como a Pippy

Esta historia es una demostración más de que no hay mejor compañero que un animal adoptado ¡Compártela con tus amigos!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!