En este lugar utilizaban perros y gatos vivos como carnadas en la pesca de tiburones

En la Isla Reunión, Francia, existía una técnica de pesca de tiburones basada en usar perros y gatos vivos como cebos. Los perros eran agarrados por el hocico con unos ganchos de gran tamaño que atravesaban la piel, y se dejaban por la noche amarrados también a un tubo inflable para que no se hundieran, con la esperanza de que, a la mañana siguiente, los tiburones devoraran a alguno de ellos y al introducir el anzuelo en la boca, el tiburón quedara atrapado y a merced de los crueles pescadores.

Esta noticia se expandió por Internet tras publicarse en el medio británico The Sun en 2005 y llegó a los medios de Francia gracias a una emisión televisada en el canal France 2 de la fundación llamada “30 Millions d’Amis” (30 Millones de Amigos, 30MA).

La fundación 30MA recolectó entre abril y octubre de ese mismo año 400.000 firmas, gracias a su página web y esta se hizo llegar a François Barquin, ministro de las colonias francesas. Él consiguió imponer duras sentencias de cárcel, la esterilización de los animales callejeros y la prohibición de los animales domésticos en las embarcaciones.

Todo esto fue posible gracias a que en el 2005 un perro fue encontrado en un arroyo costero de la Isla de Reunión. Se cree que logró romper su enganche en la línea de pesca y llegó a la orilla a nado. Se trataba de un labrador de unos seis meses de edad y el lugar donde fue encontrado formaba parte de la finca de John Claude Clain. La investigación policial lo declaró culpable y fue multado con 5.982 dólares. El perro, además, resultó no ser suyo. Tras la recuperación del animal, fue devuelto a sus dueños originales.

La Fundación Brigitte Bardot publicó un vídeo con la extracción de los ganchos en su clínica veterinaria.

Dicho vídeo es real y fue divulgado por la revista National Geographic, bajo el aclarativo de “práctica no extendida”, este reportaje analiza los diferentes hechos e informaciones que proporcionan las protectoras de animales.

En 2006, un periódico de la Isla Reunión admitió que la caza de tiburones con perros como cebo se practicaba en la isla, pero no era común ni un hecho muy conocido públicamente. Esto contradice parcialmente con la información que proporcionan sociedades animalistas.

Casi todas las semanas se encuentran perros con ganchos en el hocico, sin contar con los gatos parcialmente comidos por los tiburones en la orilla“, afirma Fabienne Jouve, del Grupo de Reflexión y Acción por los Animales, una organización por los derechos de los animales asentada en Charenton-le-Pont, Francia.

En el año 2009 solo hubo dos o tres casos aislados.

National Geografic / Snopes

La presión mediática hace que en la Isla de Reunión se persiga y castigue ese comportamiento. Se declara ilegal y, como incentivo ofrecen 1000€ extras a los policías que consigan detener a pescadores que usen animales vivos como cebo.

A pesar de que esta horrible práctica ha dejado de existir de forma generalizada entre enero y febrero de 2017, la noticia ha vuelto a ser popular y se han lanzado múltiples peticiónes online. Aunque estas peticiones no tienen sentido a estas alturas, es importante que la gente se informe a fondo antes de realizar donaciones que puedan ocultar un fraude.

Es un alivio que este tipo de práctica ya no se realice; sin embargo, las autoridades deben seguir alertas de que así sea y por mucho tiempo.

Comparte esta información que representa un logro a favor de los animales.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!