¿Por qué las patas de los perros no se congelan en la nieve? ¡DESCUBRE LA ASOMBROSA RESPUESTA!

En algunas partes del mundo el invierno ha quedado atrás, pero en otras a penas está llegando, por lo que no es de sorprender que en cuanto empiece a nevar, nuestros caninos salten de la emoción y quieran convencernos de salir a jugar con ellos en la nieve. Pero antes que nada, hay que abrigarse y proteger a nuestros amiguitos peludos. Un abrigo por aquí, una bufanda por allá y lo más importante, unas buenas botas que nos mantengan protegidos del frío. ¿Y para ellos? ¿Es importante también proteger sus pequeñas patitas? Pero, ¿por qué parece que no se congelan al estar en contacto con la nieve? Bueno, la respuesta te las damos a continuación.

“¿Estás listo para disfrutar del siguiente invierno conmigo?”


En las últimas décadas, algunas investigaciones han demostrado que el sistema circulatorio en las patas de los perros se puede adaptar de forma única a las bajas temperaturas para ayudarlos a tolerar el frío mucho más que los humanos.

“Estamos llenos de sorpresas 😉 “


En la década de los 70s, los investigadores se preguntaban cómo los zorros y los lobos podían cazar en la nieve durante largos períodos de tiempo, a pesar de las temperaturas tan bajas. Lo que descubrieron fue que incluso cuando se sumergen a -35ºC, la temperatura en sus patas se mantiene por encima de los 0ºC. Lo suficientemente caliente como para evitar que el tejido se congele, pero lo suficientemente frío para ayudar a limitar la cantidad de calor corporal perdido a través de las patas.

Los investigadores sugieren que es una infusión de sangre a las patas lo que ayuda a evitar que estén muy frías


Recientemente, investigadores de la Universidad de Azabu en Japón se dispusieron a ver si los perros de nuestros días comparten características similares en sus patas con sus homólogos del Ártico. Con el uso de microscopios electrónicos, los científicos descubrieron que las venas en las patas de los perros son paralelas a las arterias. A medida que las arterias llevan la sangre caliente desde el corazón a la pata, el calor se transfiere a las venas vecinas.

Puesto que la sangre arterial es más fresca cuando llega a las patas, se pierde menos calor


De la misma manera, la sangre fría de las venas en las patas se calienta a medida que regresa al corazón para ayudar a conservar el calor y mantener la temperatura corporal. En otras palabras, los perros pueden tener patas frías, pero, como todos sabemos, también tienen un gran corazón caliente

Este sistema circulatorio único no se encuentra en las patas de los gatos, lo que lleva a los investigadores a suponer que estos pueden ser más vulnerables a las bajas temperaturas.


La reciente investigación en Japón ayudó a explicar cómo los perros son capaces de caminar descalzos en invierno, pero no significa que cada perro soporte tener sus patas sobre el hielo durante largos períodos de tiempo, por lo que es importante tener cuidado. El calzado de invierno sirve para varios propósitos, que van desde el aislamiento de las patas para prevenir que bolas de hielo se acumule en la piel entre los dedos, hasta la protección contra los anticongelantes potencialmente tóxicos en las carreteras.

Incluso los perros de las agotadoras carreras de Alaska en ocasiones usan botines para evitar abrasiones causadas por el hielo y la nieve

Vet Street

Así que los botines de invierno para perros siguen siendo una excelente idea. Siempre y cuando, claro está, consigas que tu perro las use. 😀

¡Comparte este interesante artículo y recuerda proteger a tu mascota de cualquier cambio brusco de temperatura!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!