Rahayu, la valiente orangután que perdió la vista y a su madre, pero luchó para volver a ver…

La vida en ocasiones nos presenta obstáculos que parecen invencibles, pero la pequeña heroína de la siguiente historia nos demuestra que siempre habrá razones para salir adelante, sobre todo si nos rodeamos de amor. La pequeña Rahayu lo había perdido todo, su casa, su familia y su vista, a una edad muy temprana. La orangután llegó por primera vez en 2011 al centro de rescate de emergencia “International Animal Rescue” (IAR) con sede en Ketapang, Indonesia.

Rahayu fue encontrada por los habitantes locales cerca de una zona en la que se ubica una empresa de aceite de palma

Debido a la llegada de la empresa, el área fue deforestada y muchos orangutanes tuvieron que desplazarse 🙁


La versión oficial que los aldeanos dieron es que la bebé había caído de un árbol que estaban cortando y que su madre la había abandonado, ya que salió corriendo cuando el árbol cayó. Sin embargo, IAR señaló que Rahayu parecía como si hubiera sido separada de su familia y del bosque durante un período de tiempo prolongado. Su piel era suave, y los orangutanes que vienen de la selva por lo general poseen una piel dura y oscura.

Cualquiera que haya sido la historia, la cuestión era que Rahayu se encontraba en un estado lamentable: estaba deshidratada, sufría de una alta fiebre y no podía ver 🙁


Un examen veterinario detallado reveló que Rahayu exhibió síntomas de malaria cerebral. Dicha enfermedad es una forma de malaria que causa una variedad de problemas neurológicos, incluyendo sordera y ceguera. Su vida estaba en riesgo, pero después de que se le proporcionaran medicamentos, empezó a mejorar considerablemente.

Rahayu no sólo sobrevivió a su dura prueba, sino que también recuperó totalmente su visión 😀

“Rahayu todavía en nuestro centro, donde asiste a la escuela y está aprendiendo todas las habilidades que necesitará cuando regresa a la selva,” dijo Lis Key, gerente de comunicaciones de IAR 🙂

Rahayu se ha convertido en una orangután que no toma un “no” por respuesta 😉


Ella es sumamente independiente, cuando quiere jugar, juega con cualquiera y sabe defender su territorio. Todas estas son buenas señales de que Rahayu tiene lo que se necesita para defenderse y protegerse a sí misma una vez que regrese a su hábitat natural.

“No parece que la malaria cerebral le haya dejado algún daño permanente, y ciertamente no ha afectado su capacidad para subir y moverse en los árboles” 😀

Afortunadamente nuestra pequeña guerrera estará muy pronto de vuelta en su hábitat natural, lejos de la deforestación y de los peligros 🙂

¡Bravo Rahayu, eres un ENORME ejemplo a seguir!

The Dodo

¡Qué admirable es Rahayu, logró lo que parecía imposible! Ahora comparte su historia con todos tus amigos e inspíralos a nunca darse por vencidos 😉

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!