Si realmente amas a los elefantes, ¡JAMÁS TE MONTES EN ELLOS!, aquí decimos por qué…

Hace algunas semanas, la trágica noticia de la muerte en cautiverio de una elefante de 43 años en Vietnam se daba a conocer, pero tristemente pareció como si nada hubiera pasado ya que nadie dijo o hizo algo al respecto.

La elefante, llamada Na Lieng, se vio obligada a trabajar en la industria del turismo, dando paseos en su espalda a todo aquel que pagara por la “atracción”. Por lo que la muy posible causa de su muerte según el diario Thanh Nien News fue el cansancio extremo.

Por desgracia, la muerte de esta inocente elefante no fue nada nuevo, en marzo pasado, otro elefante de 40 años también murió de agotamiento severo.


El mismo final fue el de otro elefante de 36 años que se derrumbó en enero pasado por la misma razón, y poco después fue encontrado muerto con cadenas fijas a sus patas delanteras. En 2013, dos elefantas también murieron en Vietnam y una vez más el exceso de trabajo y el hambre fueron los motivos de sus muertes.

Sólo en Vietnam existen al rededor de 55 elefantes cautivos, según el Dr. Pham Vanthinh, veterinario del Centro de Conservación de Elefantes Dak Lak, los cuales literalmente están cayendo muertos de sufrimiento y cansancio por la explotación de la que son objetos.


Vietnam tiene sólo una pequeña porción de los más de 12 mil elefantes en cautiverio en toda Asia, muchos de los cuales sufren las mismas condiciones de abuso. En total hay aproximadamente de 38 mil a 50 mil elefantes asiáticos a nivel mundial que se encuentran en peligro por este tipo de prácticas, de acuerdo con diferentes fuentes especializadas.

A parte de Vietnam, los elefantes para paseos turísticos o “caminatas” son sumamente populares en otras naciones como India, Sri Lanka, Laos, Cambodia, Indonesia y Tailandia.

En 2010, la organización World Animal Protection documentó las condiciones de los elefantes en cautiverio en Tailandia en su informe “La vida silvestre en la cuerda floja”.


La organización analizó a mil 688 elefantes en cautiverio en 118 lugares de todo el país, la mayoría de los cuales ofrecían paseos o espectáculos.

Según el informe, más de la mitad de los elefantes estaban en condiciones terribles, eran incapaces de socializar con otros elefantes y no recibían atención veterinaria.


Desafortunadamente, los turistas pueden pensar que actividades como montar un elefante no hacen daño al animal, pero la cruda verdad es que sí lo hacen.

Las personas detrás de estas prácticas quebrantan los espíritus de estos animales hasta el punto de que estos permiten a los humanos interactuar con ellos, lo que implica crueldad en cada paso de su entrenamiento.

En 2002, National Geographic transmitió uno de las primeros videos mostrando lo que se conoce comúnmente como el “aplastamiento del entrenamiento”.

En el gráfico video se puede observar a varios hombres golpeando y aterrorizando a un bebé elefante capturado dentro de una jaula durante varios días, para prepararlo para una vida en la industria del turismo.

Hay otros métodos para vencer a los jóvenes elefantes dentro de la sumisión, pero todos ellos se valen de la crueldad y la violencia para “amaestrar” a estos hermosos seres.


World Animal Protection realizó otra encuesta en 2014. En dicha encuesta se encontró que casi el 50 por ciento de los viajeros “pagan por una experiencia con los elefantes porque aman a los animales”, dijo la Dra. Dr. Jan Schmidt-Burbach asesora y veterinaria en dicha organización.

“Los turistas probablemente se sorprenderían al saber que en todos los casos, los animales son tratados de manera inhumana y en condiciones deplorables”


“Cuando ves a un animal salvaje en cautiverio en tus vacaciones, a menudo no puedes ver la crueldad, pero sólo porque está escondida… un animal salvaje en la industria del entretenimiento nunca podrá realmente vivir una vida libre de sufrimiento y abuso”


SOS Vida Silvestre ha puesto en marcha el Proyecto de Bienestar para Elefantes en cautiverio, que proporcionará cuidado veterinario para los elefantes y alentará a sus dueños a encontrar medios de vida alternativos, para con ello dejar atrás las prácticas inhumanas de explotación animal que siguen manejando hasta ahora.

“Creemos que si los turistas dejan de interesarse en los paseos sobre elefantes, esto cambiaría inmediatamente la situación y mejoraría el bienestar y la vida de los elefantes “


“Nuestro consejo es simple: si realmente te gustan y amas a los animales salvajes, lo mejor es visitarlos en su hábitat natural y no seas parte de su destrucción” 

The Dodo

¡Ahora más que nunca debes compartir esta nota con todos tus amigos y ayudar a exigir justicia para estos hermosos elefantes cuyo único crimen ha sido existir!

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!