Esta noble gatita, con gran instinto materno, llevó una diminuta sopresa a casa

Posey es una adorable gatita que llegó un día al hogar de Claudia Wright, ella era muy pequeña aún y no venía sola, traía a sus tres gatitos, que eran tan solo bebés. Claudia se enamoró inmediatamente de ella y la adoptó, luego de que los gatitos crecieron fueron llevados a distintos hogares adoptivos, pero ahí no termina la historia.

Pronto llevaría una sorpresa increíble a casa.

Actualmente, Posey tiene cuatro años y aunque está completamente adaptada a su hogar y nunca se ha escapado, en ocasiones sale sola a dar un paseo para recordar viejos tiempos. Claudia la deja ir sin problemas, pues siempre regresa.

Un día salió a un largo paseo y llegó con una sorpresa.

Un pequeño gatito de 7 semanas de nacido! Claudia no podía creerlo, pero sin dudarlo lo aceptó, si Posey lo quería, ella también y lo llamaron Meesy. Era realmente chiquito y frágil, imposible decir que no.

Era tan pequeño que no sabía comer solo, por lo que tenía que ser alimentado con un biberón. Por un momento, Claudia sintió dudas de que pudiera lograr sobrevivir, pero afortunadamente reaccionó positivamente y estaba feliz.

Aparentemente, Posey lo encontró durante su paseo y su instinto maternal se hizo presente, así que sin dudarlo lo adoptó. Claudia dijo: “tuve que darme un paseo por el vecindario y preguntar si el pequeño Meesy pertenecía a alguien, pero nadie dijo conocerlo ni ser su dueño”.

TheDodo

Al parecer, Posey necesitaba cuidar de alguien y la vida le regaló un pequeño al que podía adoptar, definitivamente es una gatita de gran corazón, sabemos que serán muy felices, pues siempre están abrazados o haciendo cosas juntos, Claudia ama ver lo amorosos que son entre ellos, así que no los separará.

Si te parece grandiosa la sorpresa que Posey llevó a casa, comparte esta historia.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!