Taladraron el caparazón de esta tortuga para atarla solo porque se iban de vacaciones

Es increíble lo que son capaces de hacer las personas con sus animales, dejan de pensar que son su familia y los consideran como objetos al grado de hacerles daño según su conveniencia, esto es lo más cruel.

Hace poco en Dortmund, Alemania, una pareja encontró a una tortuga en un jardín, la situación era muy difícil, la tortuga estaba atada y para eso habían tenido que taladrar su caparazón.

Usaron una argolla de llavero y un gancho de resorte, le ataron un cable de 7 metros. El problema empeoró cuando el cable se enredó entre un arbusto frambuesas y la tortuga no pudo moverse más.

Después de las 4 pm, cuando la asociación de “vecinos pacíficos” daba una revisión a las casas y jardines de dichos vecinos, fue cuando Arne Stenzel de 50 años y su esposa Ute de 48, encontraron a la tortuga en el jardín de los vecinos que se habían ido de vacaciones.

Lo que llamó su atención fue un sonido extraño proveniente del jardín, cuando se acercaron se dieron cuenta que ese silbido provenía de la tortuga, ella había pasado todo el tiempo bajo el sol abrasador debido a que el cable se enredó.

Cuando vieron que estaba atada, llamaron de inmediato a los bomberos y a una organización defensora de animales. Llevaron a la tortuga a la Oficina Veterinaria de Dortmund para que revisaran las condiciones del animal.

Después de darle la atención adecuada a la tortuga fue enviada al centro de Protección Animal de Dortmund. El subdirector de este refugio, Max Schauerte de 29 años, lamentó mucho las heridas de la tortuga.

El animal debió haber sufrido un dolor insoportable, debido a que el caparazón no solo es la corteza, sino que para ellos es como la piel de los humanos“, comentó.

En efecto, los veterinarios y expertos afirman que los caparazones están conectados a las vértebras y a las costillas de las tortugas, están constituidas por placas de origen dérmico, es decir, con nervios sensibles al dolor, posteriormente están cubiertas de escamas que le proporcionan la dureza y rigidez.

Arne Stenzel y su esposa Ute

Bild

Lo que han hecho los propietarios de esta tortuga es muy irresponsable, es por eso que han sido denunciados por maltrato animal y las autoridades ya han comenzado a investigar todo el caso.

La tortuga no solo sufrió el dolor en su caparazón taladrado, sino que también tuvo que soportar las altas temperaturas de esa zona, sin agua, sin comida, solo el dolor y la desesperación. Afortunadamente en el refugio será cuidada con respeto, como se lo merece.

Comparte esta historia y ojalá que esto nunca vuelva a ocurrir.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!