Una tormenta de nieve lo alejó de su hogar, pero 19 MESES DESPUÉS este gatito regresó a casa

Una tormenta de nieve en Canadá puede representar para muchos un simple inconveniente durante un día común de invierno, pero para Norma Moore-Dingwell significó el inicio de una tormentosa espera que casi termina con sus esperanzas de volver a ver a su amado gatito Will.

El pequeño Will desapareció en medio de una tormenta de nieve 🙁


Y después de 19 meses de espera, el desdichado corazón de su propietaria se había resignado finalmente a que su peludo compañero de vida no regresaría a casa.

Pero como salido de una película de Hollywood, Will regresó a su hogar en el momento más inesperado 😉


El mes pasado Norma regresó a su casa en Isla del Príncipe Eduardo, Canadá, a la espera de encontrar a Will en su patio. Cuando abrió la puerta para ver si el pequeño se encontraba ahí, como por arte de magia, Will apareció después de haber estado ausente por casi 19 meses y lo primero que hizo fue dirigirse directamente a la cama 😉

“Se acordó de dónde estaba su habitación, fue algo increíble”, dijo Norma en una entrevista 😀


La condición de Will sugiere que pasó duras situaciones sumamente difíciles para volver a casa.

“Estaba en un estado bastante deplorable cuando lo encontraron, la congelación le había hecho perder un trozo de su oreja y era evidente que se encontraba deshidratado y desnutrido” 🙁


Afortunadamente el valiente minino comenzó a recuperarse rápidamente, ganando peso y demostrándole a quienes lo rodeaban que no se daría por vencido ahora que por fin estaba de regreso en su querido hogar. La falta de amor y cuidados que tuvo en este largo periodo de tiempo hizo que Will llegara a casa a pedir los cariños que tanta falta le hicieron en su ausencia.

“En su caso, no se veía como si hubiese sido alimentado por alguien, lo que señala que probablemente tuvo que recurrir a la caza”

The Dodo

Sin estar seguros de su paradero durante estos 19 meses, su familia no duda que el regreso de Will es un regalo invaluable con el cual la vida los ha premiado y harán todo lo que está en sus manos para que esta situación no se vuelva a repetir. La lección que nos enseña el pequeño Will es que no hay lugar como el hogar y a pesar de lo duro que sea el camino, siempre valdrá la pena intentar atravesarlo.

Comparte esta historia con final feliz y recuerda mantener a tus mascotas con sus placas identificativas para evitar este tipo de situaciones lamentables 🙂

¿Te gustó?

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!