Una tortuga que acabó enredada en una red de pesca se negaba a dejar a sus rescatistas

Un pescador de Watamu, Kenya, encontró a una tortuga carey flotando en el mar rodeada de una red de pesca y, aunque intentó quitársela, no pudo hacerlo y decidió subir al animal al bote y volver a la costa para pedir ayuda.

El pescador llamó al Local Ocen Trust, Watamu Turtle Watch, un grupo que trabaja rescatando y rehabilitando a las tortugas marinas de la costa de Kenya, quienes lo ayudaron inmediatamente.

La tortuga casi no podía respirar. La red se había enrollado en su cuello y en sus patas delanteras, cortándole la circulación. Además estaba agotada, quizás había estado por horas, incluso días, tratando de mantenerse a flote para respirar y quitarse la red hasta que la encontraron.

“La red de pesca podría haberla matado si no se la hubieran quitado” explicó Casper Van De Geer, gerente del Local Ocean Trust, “vimos la inflamación en su cuello cuando se le cortaba la circulación, y las marcas en sus aletas donde la red había generado en ella. Estaba muy flaca y claramente no había podido nadar o sumergirse adecuadamente”.

La pobre Sasha estaba toda enredada en la red de algún pescador.

Sasha-tortuga-rescatada 1

El equipo se ocupó de la tortuga, a la que le pusieron Sasha, y una vez que le removieron la red y colocarle antibióticos la llevaron a un centro de rehabilitación para tratar sus heridas.

El equipo cuidó de Sasha en el centro y la primera prueba la hicieron en el tanque, para ver cómo estaba luego de ser liberada de la red. Por suerte, y para sorpresa de todos, Sasha nadó con fuerza y vitalidad.

Iba a ser imposible que la tortuga se liberara de esa red por sí misma.

Sasha-tortuga-rescatada 3

Pero luego de pasar 22 días en rehabilitación Casper y el equipo decidieron liberar a Sasha en el océano, la llevaron a la playa del Watamu Marine National Park y se introdujeron con ella en las aguas saladas del lugar para ver la reacción de la tortuga.

Pero Sasha no nadó como lo esperaban. “Estaba flotando en la superficie, lo que nos hizo dar cuenta que quizás tenía un problema en su flotabilidad” contó Casper.

En la mayoría de los casos es casi imposible atrapar a una tortuga que es liberada en el océano, incluso si tienen un problema en su flotabilidad. Pero en lugar de nadar y alejarse, Sasha no dejaba de volver a donde estaban sus rescatistas.

“Fue casi como si ella no quisiera despedirse, quizás porque necesitaba ayuda” aseguró Casper.

La primera vez que la liberaron en el mar no quiso separarse de sus cuidadores.

Sasha-tortuga-rescatada 2

Local Ocean Trust 

Por eso decidieron llevarla nuevamente a rehabilitación para darle más tiempo a recuperarse. Luego de una semana, trataron de liberarla nuevamente en el mismo lugar, en la playa del parque nacional. Esta vez, Sasha se alejó sin ningún problema.

Sasha nadó cerca del grupo y luego se alejó para adentrarse en el mar.

Sasha-tortuga-rescatada 4

Este es el video de la liberación de Sasha:

Local Ocean Trust tiene el único centro de rehabilitación de tortugas en Kenya. El grupo trabaja con una gran cantidad de pescadores en Watamu para crear conciencia y empatía por las tortugas así como de la vida marina.

Si quieres apoyar su trabajo, el que llevan adelante hace 20 años, puedes ingresar a este link y donar o unirte como EcoVisitor.

¡Comparte la historia de Sasha!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

Deja tu comentario

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!