Un hombre escuchó los maullidos de un pequeño gatito desde un bote de basura y cambió su destino

Es difícil de comprender cómo hay personas capaces de atentar contra la vida de animales inocentes que solamente merecen nuestro amor y respeto. Ellos no tienen voz para defenderse, nosotros luchamos porque sus derechos sean respetados.

En Iowa, un pequeño y lindo gatito naranja estaba maullando en un intento de ser escuchado y que alguien lo rescatara del cubo de basura donde se encontraba.

Su vida cambió al momento en que un hombre al fin escuchó sus suplicas, aquel hombre sintió curiosidad del pequeño sonido que provenía del cubo de basura y encontró al gatito. Realmente tuvo mucha suerte, unos minutos después podría haber sido tarde.

El hombre no estaba muy seguro de qué hacer con el pequeño quería tomar la mejor decisión para él, por eso el buen transeúnte sacó al diminuto gatito que intentaba aferrarse a la vida del bote de basura y llamó a su mamá enseguida; ella se puso en contacto con Diann Helmers, quien dirige un grupo de rescate llamado Agape Fosters, para solicitar ayuda.

Agape Fosters es una institución sin fines de lucro que ayuda a los animales en estado de abandono, y está ubicado en el medio oeste de Iowa.

El gato tiene por nombre O’Brian y él fue alimentado con biberones por el hombre que lo encontró junto a su familia hasta que el Agape Fosters lo buscó. En Agape Fosters estaban más que felices de que el hombre llevara el gatito a su refugio.

Cuando Diann Helmers de Agape Fosters llegó a la casa del hombre que rescató a O’Brian, encontró de que el gato estaba en buena forma y saludable, sus probabilidades para sobrevivir eran excelentes.

Helmers cuenta que ella estaba en una sala de cine cuando la señora lo buscó y enseguida se dirigió a la casa de la familia del buen samaritano y dice que “Ella (la mamá del muchacho) estaba llorando y nos bendijo al gatito y a mí; luego me abrazó y me besó”.

O’Brian está en cuidado de crianza ahora a través de Agape Fosters y cuando sea lo suficientemente mayor, lo pondrán en adopción. Actualmente O’Brian tiene entre 3 a 4 semanas de edad, y como se ve en las fotos está creciendo muy fuerte y se ve bastante bien.

Varias personas han expresado interés en adoptar al pequeño gato naranja y es casi imposible decir lo contrario al verlo jugar y escuchar esos adorables ronroneos. ¡Echa un vistazo a lo lindo que es!

Esta es una demostración más de cómo con un poco de nuestro tiempo y dedicación podemos salvar una pequeña vida inocente.

Recuerda compartir esta historia con tus amigos y promover la adopción de los animales.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!