Madre e hijo fueron rescatados de las calles con unas heridas terribles

Es increíble hasta dónde puede llegar la crueldad de los humanos contra los animales. Afortunadamente no todas las personas son así y esta historia es una muestra de eso.

La organización de Animal Aid Unlimited recibió una llamada de unas personas que vieron caminando sin rumbo a una madre vaca y a su hijo. Su caminar era muy cansado y nadie los había visto antes.

Al parecer habían escapado de algún lugar donde los tenían maltratados, madre e hijo tenían heridas graves y en caso del pequeño, la herida ya comenzaba a infectarse además de causarle graves problemas para alimentarse.

“Podrían haber escapado a un dueño cruel; no sabemos cómo empezó su historia, pero sabemos cómo se ha desarrollado: con alegría“, escriben en su blog.

Cuando madre e hijo fueron rescatados tenían mucho miedo, al principio se resistieron un poco. Estaban tan cansadas de andar que no tenían fuerzas para nada.

En el vídeo que comparte la organización de la historia de Bee, la madre, y Honey, su pequeño, se pueden ver las terribles condiciones de sus heridas.

ADVERTENCIA: CONTENIDO SENSIBLE

Bee presentaba golpes en su cuerpo, pero la herida más grave estaba en el interior de su pata delantera izquierda, dicha herida parecía que se había hecho con un objeto punzante.

En cuanto al pequeño Honey, fue víctima de la negligencia y crueldad, tenía una cuerda atada al cuello, y debido al tiempo en que permaneció ajustada, le había causado una profunda herida.

Una vez que fueron llevados al refugio de la organización, lo primero que hicieron fue atender sus heridas, así como darles agua, pues estaban deshidratados.

La primera en ser atendida fue Bee, tenían que limpiar la herida y protegerla para que no se infectara más y le permitiera un normal movimiento.

Después fue el turno de Honey, él tenía miedo de que le hicieran daño, pero al parecer su madre lo calmó un poco, pues no se apartó de su lado en ningún momento.

Los rescatistas cortaron la cuerda y limpiaron la herida tan profunda que tenía, luego vendaron su cuello y dejaron descansar a madre e hijo.

Necesitaron mucho tiempo para recuperarse, pero lo lograron, el tenerse el uno al otro les ayudó demasiado. La organización hace hincapié en que los animales también son capaces de tener sentimientos, en especial por su familia.

Animal Aid Unlimited

Cuando las madres vacas son separadas de sus hijos, ambos sufren mucho y eso los marca de por vida. Es por eso que el maltrato debería terminar, no son objetos, sino que son seres que merecen nuestra protección.

Comparte esta historia para que la gente comprenda los sentimientos de los animales.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!