¡GRANDIOSO! Esta vaquita invidente perdió lo que más amaba, pero la vida la sorprendió con…

Cuando la admirable protagonista de nuestra historia perdió a su compañera de vida parecía que las cosas no tendrían un final feliz, pero afortunadamente no fue así. Baby, una vaca invidente perdió a su entrañable amiga cerdita de ocho años llamada Lulu, lo que la hundió en una terrible depresión… Pero dichosamente la vida le tenía preparada una muy agradable sorpresa.

Estas son Baby y Lulu, su amistad siempre será un ejemplo a seguir de amor incondicional


Lulu la cerdita llegó a Don’t Forget Us Pet Us (DFUPU), una organización de rescate y santuario en Dartmouth, Massachusetts, hace casi una década siendo apenas una bebé, después de que un agricultor se diera cuenta de que estaba herida y decidiera renunciar a ella.

La bella Lulu les robó el corazón a todos en el santuario, incluyendo a Baby por supuesto 🙂


Pero su vida dio un giro inesperado al conocer a Baby, la cual también había sido rescatada de un matadero. Fue amor a primera vista. Baby siempre sabía dónde estaba todo gracias a Lulu. La pareja de amigas era inseparable, desde la hora de comer hasta sus paseos diarios por el santuario, todo lo hacían juntas. 😀

Las dos parecieron hacer clic de inmediato, y Lulu rápidamente se convirtió en los ojos de Baby


Por desgracia, el tiempo y la naturaleza pusieron fin a esta hermosa amistad. Después de ocho años de lealtad y cariño mutuo, Baby tuvo que decir adiós a Lulu a principios de Abril pasado. El dolor de Baby fue evidente. Extrañaba tanto a su amiga que incluso le resultaba difícil comer, ya que su llanto no se lo permitía.

No obstante, todo cambiaría con la llegada de una vaquilla joven al santuario. Dicha ternera había logrado escapar de un matadero varias veces, tanto que había ganado fama local durante su último escape gracias a una foto de ella escapando bajo la helada nieve de Nueva Inglaterra.

Esta es la valiente vaquilla, la cual sin importarle la nieve luchó por su libertad


Afortunadamente una noble mujer de la localidad se ofreció a comprar a la vaquilla para evitar que regresara al matadero y así permitir que DFUPU cuidara de ella.

Fue así como sucedió la magia, Baby conoció a la vaquilla, y tal como pasó con Lulu, hubo una conexión inmediata


Baby nunca tuvo crías propias, pero con la vaquilla sacó su lado maternal y se convirtió en su fiel protectora. De forma tal que se voltearon los papeles, ahora es Baby quien tiene que velar por alguien más, como en su momento Lulu lo hizo por ella.

¡Bravo Baby, donde quiera que esté, Lulu está muy orgullosa de ti!


Ahora estas dos vaquitas disfrutan de su cariño y compañía en el santuario, mientas que sus miembros siguen pensando en un nombre para la ternera.

¡Seguramente será un nombre tan dulce como esta pequeña!

The Dodo

¡No olvides compartir esta dulce historia con todos tus amigos y recuerda que todos los animales, sin importar su condición, merecen nuestro amor y respeto! 😉

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

¿Te gustan los animales?

Apóyanos en nuestra labor de difundir el respecto y amor hacia los animales con un me gusta. Ellos te lo agradecerán. ¡GRACIAS!