Un veterinario ayuda a dos elefantes huérfanos a conciliar el sueño con un par de pijamas

Rupa y Aashi son dos elefantes que quedaron huérfanos, perdieron a su madre al poco tiempo de su nacimiento, eso significa que no pudieron recibir su protección y cariño. La falta materna es muy sentida por las crías, ya que el amor y el afecto es esencial para su crecimiento y su desarrollo. En el caso de estos bebés, lo demostraron al no poder dormir cuando se encontraban en el centro de rescate International Fund for Animal Welfare (IFAW), ubicado en el noreste de la India.

Es comprensible su situación. A veces es difícil dormir cuando tenemos tantos pensamientos y preocupaciones pasando por nuestra cabeza. Cuando estamos lejos de casa o lejos de nuestra familia pensamos mucho en eso, nos preocupamos por el futuro… Así como nosotros sufrimos, igual les pasa a los animales. Ellos sienten la falta del hogar, de la madre, de la selva, y de todo a lo que están acostumbrados.

Rupa quedó huérfano el día que se cayó por un barranco en el parque Kaziranga National Park, su mamá no pudo rescatarlo. Mientras que a Aashi lo encontraron en una zanja del Assam Tea Garden. Luego logró salir, pero su manada no lo aceptó de vuelta… Lo rechazaron. Afortunadamente lo llevaron al centro de rescate para que fuese atendido allí.

Es importante controlar la temperatura del cuerpo, sobre todo cuando se trata de elefantes pequeños. Noté que en las mañanas les daba frío, después de pasar la noche en el concreto de la enfermería. Hay un cambio de temperatura radical entre eso y pasar el día entero bajo el sol”, dijo el Dr. Panjit Basumatary, un veterinario de IFAW.

Estos pijamas hechos a la medida eran justamente lo que este par de chicos necesitaba para conciliar el sueño. A pesar de que al principio, otros trabajadores estaban escépticos ante la idea de cubrirlos de esa forma, ahora son testigos de la importante mejoría que eso causó en la salud, el humor y el descanso de ambos elefantes.

Rupa se está recuperando lentamente de su pata dislocada y las profundas heridas ocasionadas al haberse caído por ese barranco. Aashi también se encuentra encaminado hacia la recuperación, de forma un poco más rápida porque sus heridas no eran tan graves. Su caso estaba más vinculado a lo emocional, ya que tenía un severo estrés por ser rechazado por la manada. Una vez que se recuperen completamente y estén en condiciones óptimas, serán liberados nuevamente a la vida salvaje. Los expertos calculan que esto tomará un par de años.

Roger Allen / North Down Picture Agency

Esta historia demuestra que el Dr. Basumatary es un profesional integral, ya que además de ser experto en los temas de salud física de los animales, tiene la sensibilidad de detectar carencias que van más allá de la ciencia. ¿Te gustaría apoyar el trabajo que hacen en IFAW? Puedes visitar su página web y colaborar con una donación.

Te invitamos a compartir esta bonita historia, que también es una lección para todo aquel que tenga contacto con los animales.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!