En medio de un acto heroico, un caballo defiende a su manada de un peligroso compañero

Un grupo de visitantes del Paynes Prairie, en Florida, se encontraron con una escena sorprendente, pues un caballo protegía a su manada del posible ataque de un caimán, en lo que fue un acto heroico. Dicho caballo logró que el reptil se retirara de la zona dejando a salvo a su familia, frente a las miradas incrédulas de las personas que se encontraban en el lugar.

El caimán se encontraba muy cerca del grupo de caballos y uno de ellos decidió hacerle frente.

Ninguno de los turistas pensaba ver una escena como la que presenciaron. El caballo de un hermoso pelaje negro demostró que es capaz de cualquier cosa para defender a los suyos, su manada debe estar muy orgullosa.

El caballo se encontraba comiendo, mientras que el reptil reposaba muy cerca de su área.

En el video se puede ver cómo el caballo se impacienta por la cercanía del caimán y repentinamente corre y salta dos veces sobre él. Lo golpea con sus cascos y el reptil como respuesta muerde levemente una de las patas del caballo. Inmediatamente se separan, la advertencia quedó clara, el caballo regresa a su lugar inicial, mientras que el caimán lentamente se dirige al otro extremo del camino.

Hermosos animales, pero que deben permanecer separados, el instinto de supervivencia puede hacer que alguno de los dos termine lastimado.

DailyMail

Se puede ver finalmente al caballo reunirse con su familia, y sacudiendo la pata herida, continua comiendo. Es sorprendente la manera en que los animales se organizan y se protegen entre sí de posibles peligros, en esta oportunidad podemos ver un animal que aunque es conocido mayormente como pacífico, nos demuestra que sabe muy bien cómo defenderse y alejar a tan temido depredador.

Comparte este increíble video, siempre resulta interesante ver cómo actúan los animales ante distintas situaciones en su hábitat natural.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!