¿Conoces la nueva moda de practicar yoga con cabras?

Desde 2016 en el estado de Oregón, específicamente en el condado de Albany, la creativa Lainey Morse fundó el “Goat Yoga”, en su traducción al español sería “Yoga con Cabras”.  Quizás sea un poco difícil de creer que las cabras sean amantes del yoga pero realmente el concepto ha calado bastante bien en la gente, y se ha convertido en algo muy popular.

Lo mejor de este método es que ninguna cabra es sacrificada o maltratada, sino que Lainey utiliza a las cabras de su granja para terapias de asistencia animal y quiso incluirlo en el yoga; increíblemente, ha dado muy buenos resultados en la práctica.

Sus clases de yoga con cabras se han vuelto tan populares que hay una lista de espera de 1.200 personas que está creciendo día a día, y es que los que ya practican sus sesiones de yoga en la granja de Morse consideran que son sesiones gloriosas.

Todas las clases se llevan a cabo en la granja Morse, donde las cabras tienen acceso ilimitado a los invitados durante su práctica. Estas cabras, sobre todo a las más pequeñas, les encantan acurrucarse en los practicantes de yoga, y lo mejor es que las mismas cabritas encuentran sus propios espacios de relax y diversión junto a los practicantes de yoga.  “Es una combinación perfecta”, dice Morse. La fundadora tiene como objetivo “proporcionar una experiencia que mejore su salud física y mental combinando las cabras y el yoga”.

Enlace patrocinado

“Las cabras son perfectas para la práctica del yoga porque no es sólo la combinación de la naturaleza y los animales, es la combinación del yoga, y todos van juntos tan bien”.

Cuando le piden a Lainey describir su creación dice que “es más que una clase de yoga. Quizás pueda parecer tonto, pero está ayudando a la gente de maneras extraordinarias y es lo que hace a la gente sonreír”.

Se trata realmente de desconectarse del estrés del día a día, la enfermedad o la depresión, y centrarse en vibraciones positivas y felices. Bajo estos fundamentos fue que se creó el Yoga con Cabras.

La granja de Morse queda al occidente de Oregon y se llama “No Regrets” (sin arrepentimientos, traducido al español), es pequeña y pintoresca. De allí, se mudó a Phoenix, Arizona, e instaló su Yoga con Cabras en el lugar y le ha ido muy bien. También es dueña de ocho cabras porque, bueno, siempre ha querido tener cabras y para ella es un sueño hecho realidad tenerlas con ella.

Enlace patrocinado

Un día durante la fiesta de cumpleaños de un niño que ella recibió en la granja como parte de una subasta de caridad que ganó, una madre que iba a yoga se acercó a ella con una sugerencia interesante. La mujer dijo:

Deberías tener una clase de yoga aquí (en la granja) y Morse le respondió diciendo “está bien, pero las cabras tienen que unirse”.

Incluso ahora, a medida que las sesiones se llenan y la lista de espera crece por decenas o cientos todos los días, Morse se maravilla de cuánta gente está conectando con sus animales.

“La parte más divertida para mí es mirar los rostros de las personas cuando una pequeña cabra llega a ellos mientras hacen una pose de yoga. Es una distracción, pero es una distracción feliz”.

Ella dice que la gente ha venido de estados lejanos y para muchos hay más en su viaje que solo curiosidad.

Enlace patrocinado

Para ella, es que realmente el Yoga con Cabras está ayudando a las personas y esos son los comentarios positivos que reciben y hacen que otras personas quieran vivir la experiencia y sentirse mejor.

“Hay personas que sufren de ansiedad, depresión, y ya se están recuperando de un cáncer o una enfermedad”. Morse también utiliza sus cabras en la terapia asistida animal para las personas que sufren de depresión o discapacidades.

“No se trata de curar las enfermedades, sino de ayudar a las personas a hacer frente a lo que estén pasando”. Morse se pone bastante emotiva frente al tema de la terapia con cabras porque lo ha vivido en carne propia, lo siente algo personal. Hace aproximadamente un año le diagnosticaron un trastorno autoinmune y pasó por un momento difícil en su vida personal.

Enlace patrocinado

ABC News

“Volvía a casa cada día y pasaba tiempo con mis cabras y eso era muy terapéutico para mí”, dice. “Es difícil estar triste y deprimido cuando hay cabras bebés saltando sobre ti”.

CNN

Nunca se ha dicho algo más cierto, tener animales cerca siempre será una alegría, y una ternura también si se trata de pequeños bebés. Qué maravilla lo que es estos tiernos animalitos le pueden brindar al ser humano. Ojalá que así también nosotros cuidemos de ellos para que tengan una vida feliz.

¡Comparte esta tierna historia!

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!